Los empujes pesados de cadera con barra no afectan el rendimiento del sprint

Los empujes pesados de cadera con barra no afectan el rendimiento del sprint

Los empujes pesados de cadera con barra no afectan el rendimiento del sprint: un estudio de 8 semanas.


La importancia de los músculos extensores de la cadera, más específicamente el glúteo mayor, juega un rol central en la estabilización de las caderas y columna, ayudando en la producción de fuerza a lo largo de la extensión de la cadera. Un ejercicio que ha ganado popularidad por su efectividad propuesta en la activación de la musculatura del glúteo al máximo, es el empujón de cadera con barra.

Recientemente, Chris Bishop de la Middlesex University (Reino Unido) llevó a cabo un estudio cuyo objetivo de ese estudio fue examinar los efectos de un programa de entrenamiento de de la fuerza de 8 semanas del ejercicio de empujón de cadera con barra sobre el rendimiento de sprint. Los autores plantearon la hipótesis de que (a) el empujón de cadera con barra llevará a un aumento en la fuerza máxima del empujón de cadera con barra, (b) el empujón de cadera con barra llevará a un mayor rendimiento de aceleración de sprint de 10 m, debido a las demandas de la fuerza de reacción horizontal del suelo, y (c) el empujón de cadera con barra llevará a mejoras en el tiempo total de sprint de 40 m.

Veintiún atletas estudiantiles (15 varones y 6 mujeres) se asignaron al azar a un grupo de intervención (n = 11, edad 27.36±3.17 años, altura 169.55±10.38 cm, masa 72.7618 kg) o a un grupo de control (n = 10, edad 27.2±3.36 años, altura 176.2±7.94 cm, masa 76.39±11.47 kg).

Un test máximo de empujón de cadera con barra, tiempo de sprint de 40 m, y tiempos individuales de 10 m divididos: 0–10 m, 10–20 m, 20–30 m, y 30–40 m fueron las variables medidas; fueron registrados al inicio y al final del programa de entrenamiento de 8 semanas.. Después de 8 semanas de entrenamiento de la fuerza del ejercicio de empujón de cadera con barra , la 1MR del empujón de cadera con barra mejoró significativamente en el grupo de entrenamiento (p <0.001, d=0.77 [diferencia promedio 44.09 kg]); esto sin embargo, no se tradujo en cambios en el tiempo de sprint en cualquiera de las distancias medidas (todas las medidas del rendimiento de sprint: p >0.05, r = 0.05–0.37).

Ninguna diferencia significativa se vio para el grupo de control para la 1MR del empujón de cadera con barra (p = 0.106, d=0.24 [diferencia promedio 9.4 kg]) o el tiempo de sprint (todas las medidas de rendimiento de sprint: p >0.05, r = 0.13–0.47). Estos resultados indican que aumentando la fuerza máxima del empujón de cadera con barra te a través del uso del ejercicio de empujón de cadera con barra no parece transferirse en mejoras en el rendimiento de sprint en atletas de nivel estudiantil.

Aplicaciones prácticas

Aunque los estudios previos han identificado aumentos en el rendimiento de la velocidad y la aceleración después del uso del empujón de cadera con barra, los resultados de este estudio no parecen apoyar tal evidencia. Por lo tanto, parece que la utilidad de los empujones de cadera con barra pesados para mejorar el rendimiento de sprint permanece cuestionable. Estos resultados, combinados con aquellos de Contreras y cols. (2017), pueden indicar cómo cargas de 6-12RM pueden ser más favorables en lograr aumentos en el rendimiento de sprint, quizás debido a la transferencia de una mayor velocidad al realizar los sprints. Como tal, se necesita de una investigación más extensa, con la importancia específica en las intensidades de carga y su transferencia al rendimiento de sprint. Es más, la comparación entre el empujón de cadera con barra y la sentadilla con barra atrás después de una intervención de entrenamiento es necesaria, debido a las cargas absolutas mayores que se obtienen en la sentadilla con barra atrás comparado con la sentadilla frontal (como fue visto por Yavuz y cols. (2015)), llevando teóricamente así a una superior adaptación del entrenamiento desde una perspectiva de aplicación de la fuerza, pero también debido a las altas correlaciones con la fuerza de la sentadilla con barra atrás y el rendimiento de sprint (2014).

SHARE