Medidas cinemáticas y neuromusculares de la intensidad durante saltos pliométricos

Medidas cinemáticas y neuromusculares de la intensidad durante saltos pliométricos
 

Recibe más contenidos como este en tu Whatsapp de inmediato y sin perder tiempo buscando.

Recibir sugerencias

El rendimiento en el salto puede ser fundamental para el rendimiento deportivo exitoso en varios deportes, especialmente en aquellos que involucran una actividad de salto extenso, como el voleibol (Sattler 2015). Los ejercicios pliométricos se utilizan a menudo para mejorar la capacidad de salto en los jugadores de voleibol, por medio de la utilización del ciclo de estiramiento-acortamiento (SSC) (Read 2001, Saez-Saez de Villarreal 2010). El Drop jump (DJ) es un ejercicio pliométrico común de salto con caída, especialmente entre los jugadores de voleibol (Sheppard 2009). Los saltos con caída comprenden una transición rápida entre la acción muscular excéntrica (EC) y la concéntrica (CON) (es decir, el SSC) (Heiderscheit 1996), lo que permite una mayor activación y fuerza muscular (Peng 2011). Sin embargo, la implementación óptima del DJ para promover el rendimiento muscular no es concluyente, especialmente con respecto a la intensidad del salto con caída.

La intensidad del salto pliométrico se define como la cantidad de tensión que se ejerce sobre los músculos afectados y el tejido conectivo y las articulaciones durante el ejercicio (Ebben 2007). Por lo general, los deportistas realizan el DJ a mayores alturas para un estímulo de mayor intensidad de entrenamiento (Peng 2011). Se ha sugerido que la intensidad podría evaluarse examinando una variedad de parámetros cinemáticos (por ejemplo, altura del salto) y evaluando la activación del músculo mediante electromiografía de superficie (sEMG) (Ebben 2008). De hecho, se ha demostrado que es evidente una mayor actividad de la sEMG durante los DJ ejecutados desde un cajón de 60 cm (DJ60) que desde un cajón de 40 cm (DJ40) o de 20 cm (DJ20), lo que sugiere una mayor intensidad del salto pliométrico desde mayores alturas de caída. Sin embargo, no todos los estudios están de acuerdo con estas afirmaciones (Bobbert 1987, Ebben 2008, Ruan 2010). Además, aunque la producción de potencia y de fuerza reactiva pueden aumentar con los incrementos iniciales en la altura del cajón de caída, si la altura de caída continúa aumentando, el rendimiento muscular general puede verse afectado negativamente (Flanagan 2008).

Aunque el DJ es un ejercicio de salto pliométrico común, generalmente requiere la realización de un salto aislado seguido de un período de recuperación. Por lo tanto, la fatiga neuromuscular (es decir, la capacidad de mantener una fuerza requerida o esperada y el nivel EMG concomitante (Dimitrova 2002)) que ocurre durante el entrenamiento y la competencia, que involucran acciones musculares dinámicas repetitivas (Walker 2012), deben explorarse con ejercicios que no sean un DJ aislado. Esto podría ser particularmente importante en el vóleibol, donde los jugadores deben completar varios saltos durante un juego (Sheppard 2009). Aunque algunos estudios han evaluado la fatiga a través de la actividad EMG durante los movimientos dinámicos (Gonzalez-Izal 2012, Walker 2012), incluidos los saltos continuos y las acciones del SSC lentas y rápidas (Wadden 2012), si los resultados de dichos estudios son replicables en jugadores de vóleibol altamente entrenados es cuestión de investigación adicional. Dicha investigación debe incluir variables neuromusculares y cinemáticas analizadas durante las fases EC y CON de los músculos, tanto durante las acciones agonistas como antagónicas. Una mejor comprensión de la fatiga neuromuscular aguda durante los saltos repetidos puede ayudar a mejorar la prescripción del entrenamiento del salto pliométrico.

Por lo tanto, recientemente Rodrigo Ramırez-Campillo de la Universidad de Los Lagos (Chile), llevó a cabo un estudio donde el objetivo fue evaluar el rendimiento del salto y la actividad neuromuscular en los músculos de las extremidades inferiores después de un DJ desde diferentes alturas de caída (intensidad) y durante el salto continuo (fatiga), utilizando marcadores como la fuerza reactiva, la altura del salto, la potencia mecánica y la sEMG. Los autores de dicho estudio presumen que el rendimiento del salto y los marcadores neuromusculares serían sensibles a la altura del DJ (intensidad) y al salto continuo (fatiga).

Por lo tanto, se evaluó la sEMG excéntrica (EC) y concéntrica (CON) de los músculos gastrocnemio medial (MG), bíceps femoral (BF) y recto (R) durante todas las pruebas. En un estudio transversal, aleatorizado, 11 jugadores de vóleibol (edad 24.4±3.2 años) completaron DJs de 20-90 cm (DJ20 a DJ90) y una prueba de salto continuo de 60 segundos. Se utilizó una prueba de análisis de varianza de una vía para las comparaciones, con Sidak post hoc. El el nivel fue de <0.05.

La fuerza reactiva fue mayor para el DJ40 en comparación con el DJ90 (p ≤0.05; tamaño del efecto (ES): 1.27). Además, la altura del salto fue mayor para el DJ40 y el DJ60 en comparación con el DJ20 (p ≤0.05; ES: 1.26 y 1.27, respectivamente). No apareció un patrón claro de actividad neuromuscular durante el DJ20 al DJ90: algunos músculos mostraron mayores, menores o ningún cambio con el aumento de la altura tanto para los músculos agonistas como antagonistas, así como para la actividad EC y CON. La potencia mecánica, pero no la fuerza reactiva, se redujo en la prueba de salto de 60 segundos (p ≤0.05; ES: 3.46). No se observaron cambios en la sEMG para ningún músculo durante la fase EC ni para el músculo Recto durante la fase CON del test de salto de 60 segundos. Sin embargo, tanto para el MG como para el BF, la sEMG de la acción muscular CON se redujo durante el test de salto de 60 segundos (p ≤0.05; ES: 5.10 y 4.61, respectivamente).

En conclusión, el rendimiento del salto y los marcadores neuromusculares son sensibles a la altura (intensidad) del DJ, aunque no de una manera clara de dosis-respuesta. Además, marcadores como la potencia mecánica y la sEMG son especialmente sensibles a los efectos del salto continuo (fatiga). Por lo tanto, aumentar la altura de caída durante el DJ no garantiza una mayor intensidad de entrenamiento y puede ser necesaria una combinación de diferentes alturas de caída para provocar adaptaciones.

APLICACIONES PRÁCTICAS

La intensidad del entrenamiento es una variable clave a considerar en la prescripción del ejercicio. Aunque algunas formas de entrenamiento de la fuerza (por ejemplo, entrenamiento de fuerza con pesas) tienen formas precisas de cuantificar la intensidad (por ejemplo, % 1MR), el entrenamiento pliométrico carece de estos marcadores. Aunque se han proporcionado recomendaciones anecdóticas para clasificar los ejercicios de entrenamiento del salto pliométrico (por ejemplo, altura de caída), en base a los resultados actuales, está claro que la altura de caída durante un DJ no es un marcador claro de intensidad. Aunque potencialmente útil, la prescripción de intensidad basada en sEMG debe tener en cuenta el grupo muscular y su acción (CON y EC). Puede ser que las instrucciones que normalmente se les dan a los atletas (por ejemplo, "salta lo más alto y rápido que puedas") durante las sesiones de entrenamiento regulares ofrezcan más información sobre la intensidad de un salto. Por tanto, se podría argumentar que la intención de realizar un salto al máximo es más importante que la altura del salto en sí, un concepto similar a lo que otros autores han señalado para el entrenamiento de la fuerza (Gorsic 2017). Además, de acuerdo con los principios básicos del entrenamiento (por ejemplo, variación, periodización e individualización), se recomienda que los entrenadores utilicen diferentes alturas de caída para estimular las adaptaciones en sus deportistas.

En cuanto a la fatiga neuromuscular durante el salto continuo, parece que algunos marcadores (es decir, potencia mecánica y sEMG) son más sensibles a este tipo de actividad. Por lo tanto, dichos marcadores pueden tener un mayor potencial para evaluar la resistencia a la fatiga muscular de los atletas durante un patrón de actividad que imite una gran cantidad de saltos realizados durante el entrenamiento y la competencia. Sin embargo, la actividad de los músculos en la acción EC no se vio afectada por los saltos repetidos. Esto estuvo en consonancia con el mantenimiento de la resistencia reactiva durante la prueba. Puede ser que los atletas tuvieran un nivel adecuado de preparación para soportar las fuerzas de impacto de repetidas caídas en acciones EC. En este sentido, la evaluación de la capacidad de un atleta para mantener la actividad EC (y de la fuerza reactiva) durante los saltos repetidos también podría ser un parámetro relevante. Además, puede ser importante para los entrenadores evaluar la capacidad de un atleta para mantener una mecánica de caída (aterrizaje) adecuada durante saltos repetidos.

Los deportistas deben tener en cuenta que de acuerdo con la altura del salto con caída y la duración del salto utilizada durante el entrenamiento, el comportamiento de la ejecución del salto y los marcadores neuromusculares de las extremidades inferiores pueden cambiar, también dependiendo de la función muscular (por ej., EC; CON) durante los ejercicios de salto. Las investigaciones futuras deberían aclarar las implicaciones de estas variaciones para la prescripción del entrenamiento.

 

¿Te gustó este contenido? Recibe sugerencias de más y nuevos artículos en tu Whatsapp en el acto y con solo un clic.

Recibir sugerencias