Nutrición en la Tercera Edad

Nutrición en la Tercera Edad

La tercera edad es el período natural del proceso de vida, caracterizado por gran cantidad de cambios en la estructura y función del organismo y en los tejidos corporales, que se van deteriorando a lo largo del tiempo.

En esta etapa se manifiesta la pérdida de masa muscular, la disminución de la solidez ósea y dificultades en la movilidad de las articulaciones, lo cual produce movimientos más lentos y torpes; además, se presentan disfunciones en las capacidades mentales, por ejemplo la pérdida de memoria.

El envejecimiento tiene consecuencias en la capacidad para alimentarse, para obtener los nutrientes necesarios y proporcionar energía al cuerpo; por esta razón se afecta el aparato digestivo y la dentadura sufre daños severos por la disminución de secreciones gástricos y de saliva. Además, inevitablemente las personas de la tercera edad se ven sometidas a una reducción en la absorción de vitaminas.

Lo anterior lleva a que las personas de la tercera edad tengan que adaptarse a una dieta conforme a las condiciones de su aparato digestivo; así, deben modificar el tipo de alimentos que consumen, identificando los que son fáciles de masticar, ricos en nutrientes y con porcentajes adecuados de grasas, proteínas, carbohidratos y minerales.

En cuanto al consumo de grasas, se debe tener en cuenta que estas deben constituir el 25% del aporte nutricional que le damos a nuestro cuerpo, y que de ellas el 15% debe ser de tipo monoinsaturado. No se trata de eliminar las grasas por completo del organismo, porque esto puede ser perjudicial; al respecto, hay que anotar que es recomendable el uso de aceite de oliva en los alimentos.

Las proteínas constituyen el 20% de la dieta; se deben consumir menos carnes rojas y más pescados, que pueden ir acompañados de verduras y hortalizas. La carencia de proteínas puede afectar negativamente el estado de salud del anciano y provocar perturbaciones, por ejemplo problemas en la piel y fatiga; para ayudar a resolverlos existen suplementos especialmente formulados para personas de la tercera edad. Uno de los suplementos más comunes es el beta-hidroxi-beta-metilbutirato (HMB).

Figure 1: Changes in body composition (left) and strength (right) during 16-week transition from young to middle age and old to very old age with and without supplementation in male Fisher rats (data adapted from Wilson. 2012)

Es recomendable el consumo de lácteos, porque pueden representar la principal fuente de calcio del organismo. Hay que consumir yogur, leche, quesos, etc.; así disminuirá la posibilidad de padecer osteoporosis.

Los carbohidratos, vitaminas y minerales deben representar el 55% de la alimentación de un anciano. Se deben consumir alimentos ricos en vitaminas A, B, C y D contenidas principalmente en cereales, frutas, pastas, frutos secos, entre otros que sean ricos en fibra.

EDICIÓN N° 017 / JUNIO 2015

LOCATEL - COLOMBIA


COMPARTIR