Obesidad y COVID19

Obesidad y COVID19

En diciembre de 2019, la ciudad china de Wuhan se convirtió en el centro de un brote de neumonía de causa desconocida, y en enero, científicos chinos informaron haber aislado un nuevo coronavirus, el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2; anteriormente conocido como 2019-nCoV). Los primeros datos científicos sobre Covid-19 de China muestran que las personas más vulnerables a la infección tienen enfermedades preexistentes que incluyen diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares e inflamación crónica

Actualmente, están saliendo datos muy interesantes relacionados con la obesidad y el Covid19 que están relacionando la obesidad como un factor clave y determinante, ya que todo lo mencionado anteriormente se da en un porcentaje eleado dentro de esta población. Sorprendentemente, el índice de masa corporal (IMC) rara vez se mencionó entre los factores de riesgo clínico significativos para el SARS-CoV-2 comunicados en los primeros informes clínicos de China , Italia o Estados Unidos. Tampoco he podido leer nada de actividad física que se desarrollaba (sedentario, activo, muy activo, etc). Sin embargo, pacientes en riesgo de padecer el síndrome respiratorio agudo severo coronavirus-2 (SARS-CoV-2) se han caracterizado por tener enfermedades preexistentes como la HTA, cardiovasculares, diabetes, enfer. respiratorias crónicas o el cáncer, muchas relacionadas con la #obesidad


El impacto desproporcionado de la gripe H1N1 y ahora de la COVID-19 en los pacientes con obesidad y obesidad grave no es sorprendente, dado el impacto de la obesidad en la función pulmonar.


La obesidad está asociada a:

  • Disminución de los volúmenes pulmonares
  • Disminución de la compliance pulmonar y de la pared torácica
  • Aumento del trabajo respiratorio
  • Aumento del consumo de O2 y la producción de CO2
  • Alteración del intercambio de gases


En los pacientes con una mayor obesidad abdominal, la función pulmonar se ve aún más comprometida. Además, el aumento de las citoquinas inflamatorias asociadas a la obesidad puede contribuir al aumento de la morbilidad asociada a la obesidad en las infecciones por COVID-19.


De hecho, la #obesidad (IMC> 30 kg / m2) y la obesidad severa (IMC> 35 kg / m2) estuvieron presentes en el 47,6% y el 28,2% de los casos, respectivamente. El estudio mostró una alta frecuencia de obesidad entre pacientes ingresados en terapia intensiva de cuidado del SARS-CoV-2. Estos datos nos hacen pensar que parece probable que el aumento de la prevalencia de obesidad en Italia en los adultos mayores en comparación con China, pueda explicar las diferencias en la mortalidad entre los dos países.


Ahora la pregunta que nos debemos hacer, es saber si seremos capaces de entender las necesidades de prevención y por otro lado, si podremos adaptar los entrenamientos a las necesidades primordiales de las personas con obesidad. Todo un reto que estamos dispuesto a asumir desde https://oms-edu.org/ .


Referencias:

Dietz, W., & Santos‐Burgoa, C. (2020). Obesity and its Implications for COVID‐19 Mortality. Obesity.

Simonnet, A., Chetboun, M., Poissy, J., Raverdy, V., Noulette, J., Duhamel, A., Labreuche, J., Mathieu, D., Pattou, F., Jourdain, M. and (2020), High prevalence of obesity in severe acute respiratory syndrome coronavirus‐2 (SARS‐CoV‐2) requiring invasive mechanical ventilation. Obesity

SHARE