Recuperación

Podemos definir a la recuperación como la reposición o compensación de los sustratos energéticos perdidos luego de realizar un determinado esfuerzo, así como la reparación del daño muscular inducido por el ejercicio, y a la inducción de síntesis proteíca que favorecerá las adaptaciones al entrenamiento tales como la biogénesis mitocondrial, capilarización, incremento de la reserva de glucógeno muscular, etc. Dicho proceso se lleva a cabo durante el periodo que transcurre entre dos estímulos, por lo que cuento mayor sea el gasto de energía realizado mayor será el tiempo necesario para la recuperación.

Descansos demasiado breves ocasionaran una incapacidad de reponerse y esto afectara la performance del deportista. Es por esto que calibrar adecuadamente la dosis de ejercicio es una tarea vital en el proceso de entrenamiento de cualquier deportista de resistencia (siempre que no estemos ante las demandas de una competición, la cual llevara al deportista a desarrollar el máximo de sus potencialidades).

La recuperación se basa en la gran capacidad del organismo vivo en reponer no solo la energía perdida, sino también en acumular potenciales de trabajo superiores al nivel en que se encontrara antes del mismo.

Los procesos de reposición se pueden ver afectados por:

·La magnitud de la carga de entrenamiento a la que se enfrentó el deportista.

·El tiempo que transcurre para la aplicación de una nueva carga.

·Un enfoque dietético-nutricional erroneamente aplicado.

·Reducción en las horas de sueño.

Por otro lado, los procesos pueden ser mejorados/acelerados gracias a la aplicación de:

·Masaje deportivo.

·Crioterapia de inmersión.

·Ejecución de ejercicios de elongación.

·Timing adecuado en la ingesta de nutrientes.



Referencias

Algarra , J. y Gorrotxategi A.(2012). El Entrenamiento en el Ciclismo de Ruta. Ed. Biocorp Europa S.L.

Hawley, J., L. Bourke (2000). Rendimiento Deportivo Máximo. Ed. Paidotribo.

COMPARTIR