Revisión del entrenamiento concurrente: Del laboratorio al campo

Revisión del entrenamiento concurrente: Del laboratorio al campo

En contraste con los entornos experimentales, en el mundo "real" y para la población general, la combinación de ejercicios de fuerza y resistencia en un programa de entrenamiento conduce a adaptaciones superiores en las variables relacionadas con la salud y la función corporal, independientemente de la edad o el sexo. Hasta ahora, parecía que el volumen, la intensidad, el tipo, la frecuencia del entrenamiento de resistencia, así como el historial y los antecedentes del entrenamiento afectan en gran medida al "efecto de entrenamiento concurrente" .

Se piensa que el entrenamiento de resistencia de alto volumen, moderado, continuo y frecuente afecta negativamente a las adaptaciones inducidas por el entrenamiento de resistencia, probablemente por inhibición de la proteína quinasa B, objetivo de la activación de la vía de la rapamicina en los mamíferos, de la proteína AMPK. En contraste, parece que el volumen bajo (1–2 km por sesión de entrenamiento), con episodios cortos (4–10 min) del entrenamiento por intervalos de alta intensidad (HIIT) o el entrenamiento por intervalo de velocidad (SIT), especialmente cuando incorporan ciclismo, tienen un menor efecto negativo en las adaptaciones inducidas por el entrenamiento de resistencia a través de un programa concurrente.

Además, después del entrenamiento de HIIT o SIT, la activación de PGC-1 se incrementa en mayor medida que después del entrenamiento de resistencia de larga duración adaptado al trabajo lo que lleva a la biogénesis mitocondrial .

Al realizar ejercicios de resistencia antes del entrenamiento de fuerza, se observa una inhibición del rendimiento durante el entrenamiento de fuerza lo que puede conducir a respuestas moleculares agudas comprometidas, y por lo tanto a adaptaciones inducidas por el entrenamiento de resistencia más bajas. Sin embargo, también existen estudios que sugieren que la secuencia de ejercicios intra-sesión no compromete las adaptaciones inducidas por el entrenamiento de resistencia y fuerza.

Últimamente, un número cada vez mayor de estudios ha proporcionado pruebas sólidas de que la realización de sesiones separadas de entrenamiento de resistencia y de fuerza puede dar lugar a mayores adaptaciones de la capacidad de resistencia, la hipertrofia muscular, la fuerza y el rendimiento de la potencia. De hecho, se ha reportado que realizar entrenamiento de resistencia y fuerza en diferentes días y/o sesiones de entrenamiento, puede ser más beneficioso para adaptaciones más altas, para ambas partes de entrenamiento en un período de entrenamiento concurrente. Un número cada vez mayor de estudios indican que es preferible realizar los módulos de fuerza y resistencia en días y/o entrenamientos separados, en comparación con una sola sesión de entrenamiento que incorpore tanto el entrenamiento de resistencia como el de fuerza. Probablemente, al realizar en sesiones de entrenamiento separadas, se evita una posible superposición de las activaciones máximas de las cascadas moleculares de síntesis de proteínas miofibrilares y mitocondriales, lo que lleva a adaptaciones más altas simultáneas de ambos regímenes .Sin embargo, no podemos olvidar que en personas con obesidad, se ha comprobado como este tipo de entrenamiento en circuito también ayuda a la adherencia al ejercicio, y resultando en pérdida de peso sin disminución de la masa muscular. Por lo tanto, debemos mostrar sentido común y la progresión deben ser un factor clave a la hora de organizar y planificar la pérdida de peso.

Por otro lado, el artículo también comenta que el intervalo de tiempo necesario entre las dos sesiones depende de la fatiga inducida por el entrenamiento que se ha causado desde el primer entrenamiento, por ejemplo, mayores cargas de inducen mayor fatiga y, por lo tanto, se necesitan intervalos de tiempo más largos entre las dos sesiones. Por ejemplo, si el entrenamiento de resistencia se realiza antes del ejercicio de fuerza, se necesita un intervalo de tiempo más largo entre las dos sesiones de entrenamiento (probablemente> 48 h),especialmente en mujeres debido a la mayor fatiga inducida por el entrenamiento.

Por último, se ha sugerido que una relación de frecuencia de entrenamiento entre 2: 1 y 3: 1 (frecuencia de entrenamiento de fuerza por semana: frecuencia de entrenamiento de resistencia por semana), conduce a mayores adaptaciones inducidas por el entrenamiento de resistencia, en comparación con cuando una relación de 1:1.

Tomando los estudios seleccionados dentro del artículo, y considerando las limitaciones de cada uno de ellos y sus resultados controvertidos, se podría concluir que cuando el objetivo del entrenamiento es maximizar las adaptaciones de la masa muscular, la fuerza, la potencia y la composición corporal, los ejercicios de fuerza deben realizarse antes de los ejercicios de resistencia, y viceversa cuando se busca aumentar en la capacidad de resistencia o cuando las adaptaciones del entrenamiento de fuerza son de menor importancia.

Referencia utilizadas:

Methenitis, S. (2018). A Brief Review on Concurrent Training: From Laboratory to the Field. Sports, 6(4), 127.

Zapico, A. G., Benito, P. J., González-Gross, M., Peinado, A. B., Morencos, E., Romero, B., ... & Bermejo, M. (2012). Nutrition and physical activity programs for obesity treatment (PRONAF study): methodological approach of the project. BMC Public Health, 12(1), 1100.

SHARE