​¿Se pueden sacar conclusiones de los estudios con entrenamiento intervalado?

​¿Se pueden sacar conclusiones de los estudios con entrenamiento intervalado?

Este es el nombre que tiene un estudio realizado por investigadores Brasileros publicado recientemente en la importante revista "Sports Medicine" (Can We Draw General Conclusions from Interval Training Studies?) (1), donde se intenta establecer algunas conclusiones sobre los diseños experimentales que aplican entrenamiento intervalado, con el objetivo esencial de mejorar su ejecución práctica. Desde ya hace varias décadas que el entrenamiento intervalado viene mostrando sus múltiples beneficios en una amplia gama de parámetros vinculados con la salud (regulación de la glucosa, composición corporal, fitness cardiorespiratorio, etc.), requiriendo un bajo compromiso de tiempo diario-semanal. Esta modalidad se ha dividido fundamentalmente en dos grandes categorías, el HIIT_entrenamiento intervalado de alta intensidad (implica esfuerzos casi máximos entorno al 80% de la FCmax o del VO2max) o el SIT_entrenamiento intervalado de esprints (implica esfuerzos supramáximos alcanzando la mayor potencia posible). Previamente una magnifica revisión de Buchheit & Laursen (2) describió nueve variables diferentes (modalidad de entrenamiento, intensidad de los intervalos, duración de los intervalos, intensidad de las pausas entre los intervalos, duración de las pausas entre intervalos, número de series, duración de las series, intensidad de la recuperación entre las series, tiempo entre las series.), donde la manipulación de las mismas puede conducir a diversos efectos agudos o crónicos, ocasionando de esta forma una repercusión metabólica diferente. Volviendo al punto medular de este blog ¿Qué nos han dejado todos los trabajos publicados hasta el momento sobre el diseño del entrenamiento intervalado? Aquí les dejo algunas consideraciones a tener en cuenta de acuerdo a los autores.

  • El concepto de esfuerzo "supramáximo" es muy controvertido debido a que el 100% se refiere a la potencia máxima de un sistema dado, donde no es posible superar este valor (por ejemplo, 100% de la FCmax o VO2max). Por lo tanto, la utilización del término supramaximal sobre variables fisiológicas como la FCmax o VO2max podría no ser apropiado. En todo caso, tiene sentido usar este término en un contexto específico; por ejemplo, cuando se refiere a la intensidad absoluta como puede ser la potencia o velocidad asociada al VO2max.
  • Un mala interpretación surge cotidianamente con respecto al concepto de alta intensidad. Como su nombre lo sugiere, el HIIT implica propuestas de alta intensidad, sin embargo algunos trabajos plantean esfuerzos que no parecen alcanzar un target de exigencia suficiente como para ser considerados "intensos". La fatiga originada por un ejercicio continuo se alcanzaría a los 4-6 min a una intensidad al VO2max (i_VO2max); por lo tanto, si uno ejerce dicha intensidad durante 30 seg, es discutible si el esfuerzo es verdaderamente "alto". De esta forma, puede ser cuestionable la metodología de algunos estudios considerada de HIIT o SIT. Por otro lado, diversas investigaciones mostraron buenos niveles de respuestas psicológicas en el transcurso de sesiones con entrenamiento intervalado, cuando los esfuerzos no son prolongados y con intensidades cercanas al máximo posible (i_VO2max).
  • Otro punto interesante que menciona esta revisión es el hecho de la dificultad que existe en alcanzar los niveles de intensidad planificados. Se conoce que un factor crucial para alcanzar la efectividad proclamada por el entrenamiento intervalado, es lograr la intensidad prescrita en cada bloque. En este sentido, algunos estudios concluyeron que solo alrededor del 50% de los participantes era capaz de entrenar dentro del rango de carga propuesto. En este sentido, dependiendo del grado de entrenamiento y de la experiencia previa de los participantes, se puede esperar que alcancen antes, después o directamente no alcancen la intensidad planteada en la sesión. Así, fue detallado que en personas con sindrome metabólico se puede tardar hasta 2 minutos en situarse en la zona de intensidad deseada, resultando al final de la sesión en una menor carga acumulada y relación pausa/trabajo. Otra investigación describe que el porcentaje de la FC propuesto durante las series, fue alcanzado en intervalos de 15 s (90–95% FCmax), descansándose posteriormente el mismo tiempo al 70% de la FCmax. Realmente, esto parece altamente improbable desde un análisis fisiológico, ya que no es posible, independientemente de la condición física de los participantes, un ajuste cardiorespiratorio en esa duración del intervalo.
  • Por otro lado, las diversas formas de controlar el entrenamiento ya sea por carga externa o interna pueden resultar en diferentes respuestas, y no es adecuado utilizarse indistintamente. Además, una adecuación de la exigencia de la carga de forma progresiva sería necesario durante una intervención de entrenamiento intervalado, sin embargo algunos trabajos mantienen los parámetros de la carga a lo largo de extensos periodos. Asimismo, considerando un efecto existente de interindividualidad, el mismo porcentaje de i_VO2max puede resultar en diferentes intensidades, y por lo tanto generar un impacto metabólico heterogéneo entre un grupo de sujetos. De este modo, herramientas que nos permitan controlar la adaptación individual provocada, son necesarias con el propósito de alcanzar metas más especificas y regular el estado de sobreentrenamiento.
  • Observaciones efectuadas por diversos estudios informan que el entrenamiento intervalado podría generar una menor percepción de esfuerzo, mayores niveles de disfrute, y una superior adherencia a largo plazo en relación al entrenamiento continuo tradicional. No obstante es necesario mencionar que en gran parte de los estudios el trabajo total entre métodos no fue equiparado. También, una serie de trabajos recientes, exhibieron que los bloques más breves resultan mejor tolerados, generando un menor nivel de cansancio, y manteniendo una alta demanda cardiorespiratoria.
  • Investigaciones previas sugieren que el consumo de grasas post-ejercicio está influenciado por la depleción de glucógeno, y protocolos que estimulan preferentemente vías glucolíticas podrían ser ventajosos. De esta forma, diversos modelos que incluyeron protocolos de SIT con recuperaciones incompletas y una alta demanda energética anaeróbica, presentaron superiores ventajas en la disminución de grasa corporal que entrenamientos continuos moderados.

Conclusiones:

Dentro del entrenamiento intervalado las posibilidades de aplicación son muy extensas. Muchos enfoques con diferentes características han mostrado efectividad para mejorar el estado de salud general y la aptitud física. Para poder entender las respuestas agudas y crónicas provocadas por el entrenamiento intervalado, es necesario tener un mayor conocimiento y entendimiento sobre los parámetros de carga presentes en la literatura. Además, lo ideal cuando se realizan comparaciones es incluir protocolos que tengan una misma carga externa.


1) Viana, R. B., de Lira, C. A. B., Naves, J. P. A., Coswig, V. S., Del Vecchio, F. B., Ramirez-Campillo, R., ... & Gentil, P. (2018). Can we draw general conclusions from interval training studies?. Sports Medicine, 48(9), 2001-2009.

2) Buchheit, M., & Laursen, P. B. (2013). High-intensity interval training, solutions to the programming puzzle. Sports medicine, 43(10), 927-954.

SHARE