Sed

La deshidratación voluntaria es un fenómeno que se produce durante el ejercicio, en el cual a pesar de que el deportista tiene libre disponibilidad de fluido, alcanza un dado grado de deshidratación durante el esfuerzo.

Notablemente antes de los años 70 los deportistas de resistencia, y particularmente los corredores de larga distancia eran alentados a no beber durante el esfuerzo. Así, al parecer Emil Zatopek no ingirió fluido alguno para ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Helsinki en 1952 (Noakes, 2010).

Es a partir de la década del 70 y probablemente debido al gran crecimiento de la industria de las bebidas deportivas que los deportistas de resistencia fueron alentados a ingerir fluidos durante el esfuerzo. Recientemente nos hemos referido a este tema cuando presentamos la escala de percepción subjetiva de la sed.

Si bien hay muchísima información publicada que indica que los deportistas no deberían alcanzar niveles de deshidratación superiores al 2 % de su peso corporal, tanto en artículos científicos (Shirreffs and Sawka, 2011) como en libros (Jeukendrup and Gleeson, 2010) es digno de mención que los datos experimentales recientes de la literatura indican que:

1)En condiciones de competiciones reales, los deportistas pueden alcanzar niveles de deshidratación muy superiores al 2% sin que su rendimiento se vea afectado, de hecho, de manera característica los deportistas que realizan menos tiempo en la prueba son los que alcanzan los mayores niveles de deshidratación (Noakes, 2010).

2)La evidencia experimental (Goulet, 2011, 2013) indica que si el deportista bebe a voluntad (ad libitum) su rendimiento no se vería afectado.

La sed es una señal biológica que asegura que los humanos sanos (y muchos otros seres vivos) no desarrollen un déficit de fluidos suficientemente grande para causar enfermedad o daño al organismo (Noakes, 2010). El mecanismo de la sed va a asegurar que todos los deportistas modernos que compiten en pruebas de larga distancia como la carrera a pie, el ciclismo y el triatlón, en las cuales tienen libre acceso a todo el fluido que posiblemente quisieran tener, no desarrollen un nivel de deshidratación que sea peligroso para la vida (Noakes, 2010).

Lic. Facundo Ahumada

Servicios Relacionados

http://www.facundoahumada.com/servicios

Referencias y Lecturas de Interés

Goulet Eric D. B. Effect of exercise-induced dehydration on time-trial exercise performance: a meta-analysis. Br. J. Sport Med.; 45 (14): 1149-56, 2011.

Goulet Eric D. B. Effect of exercise-induced dehydration on endurance performance: evaluating the impact of exercise protocols on outcomes using a meta-analytic procedure. Br. J. Sport Med., 47(11):679-86, 2013.

Jeukendrup Asker and Michael Gleeson. Sport Nutrition – An Introduction to Energy Production and Performance. Ed. Human Kinetics, 2nd Edition, 2010.

Noakes Tim. Waterlogged. Human Kinetics Publishers, 2012.

Shirreffs Susan M.& Michael N. Sawka. Fluid and electrolyte needs for training, competition, and recovery. Journal of Sports Sciences, 29: sup1, S39-S46, 2011.

COMPARTIR