Shear Stress:

El flujo sanguíneo estará determinado por los componentes que el médico francés Poiseuille investigó a través del análisis de los factores que determinan el flujo de un líquido dentro de un tubo, por lo que el investigador concluyo en la siguiente ley que lleva su nombre:

Flujo sanguíneo: diferencia de presión en los extremos x Radio a la cuarta potencia / la longitud del vaso x la viscosidad.

Está ley, no solo puede explicar que el flujo tenga una dirección, sino también, el aumento de perfusión hacia los tejidos, como la velocidad de desplazamiento de la sangre. Tomando la última variable mencionada, es que podemos clasificar los distintos tipos de flujo sanguíneos que se dan en el organismo: Laminar (hidrodinámico) o Shear stress, se da cuando la velocidad del flujo es tal que cada lamina del líquido se desplaza sobre las adyacentes sin mezclarse. Existen dos tipos de Shear stress, lento y rápido, este último es el más beneficioso para la salud cardiovascular, ya que el endotelio tiene la capacidad de sensar las fuerzas hemodinámicas, a través de unos mecanorreceptores que se encuentran del lado del lumen vascular, llamados cilios, la fricción de rozamiento ocasionada por la sangre la transforma en señales bioquímicas, y esto funcionaría como un verdadero estímulo para aumentar la expresión génica de la enzima óxido nítrico sintetaza endotelial, encargada a través de su precursor L. Arginina, de formar óxido nítrico (ON), un potente gas soluble que tiene como función principales el de ser: vasodilatador, antiaterogénicas, antioxidantes, entre otras.

Por otro lado, cuando la velocidad del flujo supera un número critico de Reynolds (entre 2000 a 3000), las láminas del líquido se mueven irregularmente y comienzan a mezclarse, a este tipo de flujo se lo denomina Turbulento u Oscilatorio.









COMPARTIR