Sobrepeso y Obesidad / Introducción

Sobrepeso y Obesidad / Introducción

Como parte del equipo de profesionales de la fuerza y el acondicionamiento de DBSS®, buscamos generar conciencia pública de la importancia del ejercicio y la alimentación saludable, además de difundir conceptos básicos de prácticas basadas en evidencia. Así, el objetivo de la siguiente serie de contenidos es promover Hábitos de Vida Saludable. ¡Comparte y apoya esta iniciativa!

El tema principal de estas publicaciones va dirigido a todas las personas que desean tener un conocimiento sobre cómo pueden evitar el desarrollo y progreso del Sobrepeso y la Obesidad, así como educarles a la estrategias más seguras y efectivas acerca de cómo perder peso de una manera saludable, pero sobre todo resaltar la importancia de generar ciertos hábitos y patrones de comportamiento alimentario / actividad física bajo la guía de profesionales. ¡La Obesidad sí se puede combatir!

El Sobrepeso y la Obesidad son fenómenos que se extienden fuera de control en la sociedad moderna, conducen a enormes pérdidas económicas y actúan negativamente sobre los aspectos cualitativos y cuantitativos de la vida de millones de personas, pudiendo ser un puente para desarrollar hipertensión, dislipidemias, arteriopatía coronaria, colescitopatía, ictus, diabetes tipo II, apnea del sueño, osteoartritis, problemas respiratorios, cáncer de endometrio, de mama, de próstata, de colon, entre muchas otras manifestaciones patológicas (Ogden et al, 2014). Podríamos aproximarnos a definir la obesidad citando a Pasca (2015):

“Enfermedad sistémica, multiorgánica, metabólica e inflamatoria crónica, multideterminada por a interrelación entre lo genómico y lo ambiental, fenotípicamente expresada por un exceso de grasa corporal (en relación con la suficiencia del organismo para alojarla), que conlleva un mayor riesgo de morbimortalidad. Esta definición apunta más a una consideración clínica que anatómica, sin descuidar los indicadores antropométricos de riesgo”. (Ver figura 1).

Figura 1. Definición de Obesidad: consideración clínica. Tomado de [2].

No se puede negar que hay una creciente tendencia a buscar una manera de reducir la grasa corporal con fines estéticos (Gentil P, 2016), pero sobre todo como una necesidad para la salud.

La predisposición genética, el estilo de vida, junto con la falta de actividad física y los hábitos de alimentación actual que involucran una gran cantidad de productos procesados y refinados, desordenan los procesos fisiológico-metabólicos, lo cual afecta negativamente diversos sistemas del cuerpo humano - cardiovascular, esquelético, regulación hormonal, etc. (Eaton et al, 1988; Ogden et al., 2006).

Actualmente, la obesidad es considerada un punto de origen en estudio de diversas enfermedades metabólicas y uno de los principales problemas de salud pública; su complejidad y causas han desafiado al equipo multidisciplinario en la salud (Nutrición, Educación Física, Psicología, Medicina, etc). (Gentil P, 2015).

Según el Instituto Nacional de Salud (NIH) de los Estados Unidos, un individuo es considerado obeso cuando la cantidad de tejido graso aumenta en una proporción que puede afectar su salud física y psicológica disminuyendo la esperanza de vida. Para detectar y diagnosticar el sobrepeso y la obesidad los médicos y profesionales de la salud evalúan diferentes criterios, tales como; el índice de masa corporal (IMC) y la circunferencia de la cintura (en el siguiente blog explicaremos los criterios para el diagnóstico).

“La obesidad infantil se asocia con una mayor probabilidad de obesidad, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta. Sin embargo, además de estos mayores riesgos futuros, los niños obesos sufren dificultades respiratorias, mayor riesgo de fracturas e hipertensión, y presentan marcadores tempranos de enfermedades cardiovasculares, resistencia a la insulina y efectos psicológicos.” Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque de esto se hablará en futuras entradas, el tratamiento dependerá de la causa y la gravedad de la afección, además de las complicaciones alternas que se puedan presentar. Generalmente, incluye cambios en el estilo de vida, tales como; llevar una alimentación saludable y aumentar el nivel de actividad física, y solamente de ser necesario el cuerpo médico contemplará la administración de medicamentos para adelgazar (aprobados por la FDA) o incluso la intervención quirúrgica.

Esta información básica establece un punto de partida para ampliar los conocimientos de la población para que se pueda asumir con mayor responsabilidad y seguridad el papel que juegan los hábitos de vida saludable en el control de la masa corporal.

Autor:
Diego Campos Vallejo, PT.
DBSS® Training Team
MASTER TRAINER EN MUSCULACION AVANZADA
PROFESSIONAL PERSONAL TRAINER WISS INT
FACEBOOK - INSTAGRAM

REFERENCIAS

1. Ogden, C. L., Carroll, M. D., Kit, B. K., & Flegal, K. M. (2014). Prevalence of childhood and adult obesity in the United States, 2011-2012. Jama, 311(8), 806-814.

2. Pasca, AJ. El corazón del obeso - 1a ed. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina: Ed. Inter-Médica, 2014.

3. Eaton, S. B., Konner, M., & Shostak, M. (1988). Stone agers in the fast lane: chronic degenerative diseases in evolutionary perspective. The American journal of medicine, 84(4), 739-749.

4. Ogden, C. L., Carroll, M. D., Curtin, L. R., McDowell, M. A., Tabak, C. J., & Flegal, K. M. (2006). Prevalence of overweight and obesity in the United States, 1999-2004. Jama, 295(13), 1549-1555.

5. Gentil P. Adelgazamiento: Rompiendo Mitos y Cambiando Paradigmas – 3ra ed. Brasilia, Brazil: Ed. Createspace Independent Pub, 2015.

6. Organización Mundial de la Salud (2017). Obesidad y sobrepeso. Nota descriptiva Recuperado de http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es...

COMPARTIR