Suplementación con Cafeína - Serie Tres; Efectividad & Dosis

Suplementación con Cafeína - Serie Tres; Efectividad & Dosis

1. Efectividad

A continuación discutimos los principales casos en los cuales podemos clasificar la suplementación con cafeína como efectiva o inefectiva. Recordemos que las inferencias realizadas a lo largo de este blog se fundamentan en los aspectos teórico-experimentales analizados en la Serie Uno (Metabolismo) y la Serie Dos (Efectos) de la administración con Cafeína sobre el rendimiento deportivo y situaciones del metabolismo humano.

a. Efectiva para: Dolores de cabeza, incluida migraña y dolores de cabeza post-cirugía. La cafeína es aprobada por la FDA para su uso con analgésicos para mejorar el alivio del dolor.

b. Probablemente Efectiva para: Estado de alerta mental. Beber bebidas cafeinadas a lo largo del día mantiene la mente en estado de alerta de acuerdo a varias investigaciones. Combinando cafeína con glucosa como una “bebida energética” parece mejorar el rendimiento cerebral en comparación con cafeína o glucosa solamente.

c. Posiblemente Efectiva para:

- Mejorar el rendimiento atlético. Tomar cafeína parece incrementar la resistencia física y podría retrasar la fatiga. Puede también reducir la sensación de esfuerzo durante el ejercicio por largos periodos de tiempo. Sin embargo, la cafeína no parece ayudar en ejercicios cortos de alta intensidad, tales como sprints o levantamiento de pesas.

- La prevención de mareos al ponerse de pie (hipotensión ortostática) en las personas mayores. Los mareos al levantarse son generalmente resultado de baja presión arterial. Tomar bebidas cafeinadas parece incrementar la presión arterial en adultos mayores con hipotensión.

- Prevenir la Enfermedad de Parkinson. Existe alguna evidencia que sugiere que las personas que toman bebidas con cafeína, tales como el café, té o cola, tienen un riesgo disminuido de sufrir Parkinson.

- Asma. La cafeína parece mejorar la función de las vías respiratorias en personas con asma en máximo cuatro horas.

- Prevenir la diabetes tipo 2, cuando la cafeína es ingerida desde café o té. Beber café o té está asociado con un menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Parece que entre más cafeína menor es el riesgo. En los hombres de Norte América, el consumo de 417 mg de cafeína por día, desde café o té, está asociado con un riesgo 20% menor de desarrollar diabetes tipo 2 en comparación con hombres que consumen menos de 37 mg por día. En el caso de las mujeres norteamericanas, se demostró que aquellas que consumen entre 258 mg y 530 mg de cafeína por día parecen tener un riesgo 10% a 30% menor de desarrollar diabetes tipo 2 al compararlas con mujeres que consumen menos de 140 mg por día. Del mismo modo, los adultos japoneses que consumen 416 mg de cafeína o más por día, desde café o té verde, parecen tener un riesgo 33% menor de padecer de diabetes tipo 2 en comparación con aquellos que consumen 57 mg/día o menos.

- Problemas respiratorios en infantes. La cafeína administrada por vía oral o intravenosa parece mejorar la respiración en infantes nacidos prematuramente. Parece reducir por lo menos 50% el número de episodios de falta de aire durante 7-10 días de tratamiento.

- Prevenir cálculos biliares. Tomar bebidas con cafeína que proveen 400 mg o más por día parece reducir significativamente el riesgo de desarrollar cálculos biliares. El efecto parece ser dosis-dependiente. Tomando 800 mg de cafeína al día parece funcionar mejor.

- Dolor de cabeza después de la anestesia epidural.

d. Posiblemente Inefectiva para: Tratamiento de déficit de atención y desorden de hiperactividad (ADHD) en niños.

e. Evidencia Insuficiente para:

- Irritación de la piel, enrojecimiento y picazón.

- Sobredosis

- Otras condiciones

2. Dosis

Las siguientes dosis han sido estudiadas en varias investigaciones científicas:

Vía Oral

- Para el dolor de cabeza o mejorar el estado mental de alerta: 250 mg por día.

- Para el cansancio: 150 - 600 mg.

- Para mejorar el rendimiento atlético: 2 – 10 mg/Kg o más. Sin embargo, dosis en exceso (más de 800 mg / día) pueden generar un incremento de los niveles en orina mayores a 15 µg/mL, superando los límites establecidos por la National Collegiate Athletic Association.

- Para el dolor de cabeza después del uso de anestesia epidural: 300 mg.

- Para prevenir los cálculos biliares: tomar 400 mg de cafeína o más por día.

- Para la prevención de la enfermedad de Parkinson: En hombres, el consumo entre 421-2716 mg de cafeína total diariamente presenta los menores riesgos de desarrollar Parkinson, en comparación con otros sujetos. Sin embargo, los hombres que beben tan solo entre 124 – 208 mg de cafeína al día también tienen una tendencia significativamente menor a desarrollar la enfermedad. En mujeres, la ingesta moderada de cafeína por día (1-3 tazas de café al día) para ser la mejor opción.

Una taza de café preparado provee de 95 – 200 mg de cafeína. Una porción de 8 onzas de té negro proporciona 40 – 120 mg de cafeína. Mientras que la misma medida de té verde brinda 15 – 60 mg de cafeína. Los refrescos tales como Coca-Cola proporcionan 20 – 80 mg de cafeína por cada 12 onzas. Por último, las bebidas energéticas proveen típicamente 48 – 300 mg por unidad.

Vía Intravenosa

La cafeína puede suministrarse vía intravenosa por personal de atención médica durante problemas respiratorios en niños y para las cefaleas después de la administración de anestesia epidural.

3. Interacciones

Principales Interacciones No ingiera la siguiente combinación!

·La efedrina interactúa con la cafeína

Las drogas estimulantes aceleran el sistema nervioso. La cafeína y la efedrina son drogas estimulantes, así la ingesta conjunta podría causar bastante estimulación y algunas veces serios efectos adversos y problemas cardíacos. Nunca tome productos que contienen cafeína y efedrina al mismo tiempo.

Interacción Moderada Sea precavido con esta combinación

·La Adenosina (Adenocard) interactúa con la cafeína.

La cafeína bloquea los efectos de la adenosina. Esta última es frecuentemente utilizada por doctores para realizar test en el corazón, al cual se le conoce Prueba de Esfuerzo Cardíaco. Se debe detener el consumo de productos con cafeína al menos 24 horas antes de una Prueba de Esfuerzo Cardíaco.

·Los Antibióticos (Quinolonas) interactúan con la cafeína.

El cuerpo metaboliza la cafeína para poder liberarse de la misma. Algunos antibióticos pueden disminuir la tasa de degradación de la cafeína, lo cual generaría un incremento en el riesgo de efectos secundarios, incluyendo nerviosismo, cefaleas, incremento del ritmo cardíaco entre otros. Entre los antibióticos que reducen el metabolismo de la cafeína se encuentran ciprofloxacina (Cipro), enoxacina (Penetrex), norfloxacin (Chibroxin, Noroxin), Esparfloxacin (Zagam), trovafloxacin (Trovan) y grepafloxacin (Raxar).

·Medicamentos para la depresión (IMAOs) interactúan con la cafeína.

Algunos medicamentos usados para tratar la depresión pueden también estimular el sistema nervioso. Tomando cafeína junto con algunos de estos antidepresivos puede causar serios efectos adversos incluyendo ritmo cardíaco acelerado, hipertensión, nerviosismo y otros. Algunos de estos medicamentos son fenelzina (Nardil), tranilcipromina (Parnate) y otros.

Interacciones Menores Preste atención a esta combinación

·El alcohol interactúa con la cafeína

El alcohol puede disminuir el metabolismo de la cafeína. Así, tomando cafeína junto con alcohol puede incrementar significativamente las concentraciones plasmáticas de cafeína y consecutivamente sus efectos secundarios.

·Las píldoras anticonceptivas interactúan con la cafeína.

Tienen un efecto similar al del alcohol y los antibióticos al disminuir la tasa de degradación de la cafeína, con sus posteriores efectos secundarios por acumulación. Algunas drogas anticonceptivas incluyen etinilestradiol y levonorgestrel (Triphasil), etinilestradiol y noretindrona (Ortho-Novum 1/35, Ortho-Novum 7/7/7) y otras.

·Los medicamentos para la diabetes (drogas antidiabéticas) interactúan con la cafeína.

La cafeína puede incrementar los niveles de azúcar en sangre. Así, la ingesta conjunta de medicamentos para la diabetes y cafeína puede disminuir la efectividad antidiabética. Se recomiendo controlar de cerca los niveles de azúcar en sangre. Igualmente, es posible que sea necesario cambiar las dosis del medicamento antidiabético. Algunas drogas usadas para tratar la diabetes incluyen glimepirida (Amaryl), gliburida (DiaBeta, GlynasePresTab, Micronase), insulina, pioglitazona (Actos), rosiglitazona (Avandia), clorpropamida (Diabinese), glipizida (Glucotrol), tolbutamida (Orinase) y otras.

Capacitación Recomendada: Webinar de Nuevas Tendencias Deportivas en la Suplementación con Creatina, Glutamina y Omega 3

REFERENCIAS

[1] Lara B, Gonzalez-Millán C, Salinero JJ, Abian-Vicen J, Areces F, Barbero-Alvarez JC, Muñoz V, Portillo LJ, Gonzalez-Rave JM, Del Coso J. (2014). Caffeine-containing energy drink improves physical performance in female soccer players. Amino Acids May; 46(5): 1385-1392.

[2] Graham TE. (2001). Caffeine and exercise: metabolism, endurance and performance. Sports Medicine 31(11), pp. 785-807.

[3] Jones G. (2008). Caffeine and other sympathomimetic stimulants: modes of action and effects on sports performance. Essays in Biochemistry 44, pp. 109-124.

[4] Franco FS, Costa NM, Ferreira SA, Carneiro-Junior MA & Natali AJ. (2011). The Effects of a High Dosage of Creatine and Caffeine Supplementation on the Lean Body Mass Composition of Rats Submitted to Vertical Jumping Training. Society of Sports Nutrition 8:3

[5] Vaughan RA, Conn CA & Mermier CM. (2014). Effects of Commercially Available Dietary Supplements on Resting Energy Expenditure: A Brief Report. ISRN Nutrition Volume 2014, Article ID 650264, 7 pages

[6] Tofighi A, Ameghani A, Jamali A & Jamali B. (2014). Effect of Short-Term Caffeine Supplementation on Stress Response and Immune System of Male Athletes. Pedagogics, Psychology, medical-biological problems of physical training and sports, vol. 4; pp. 74-79

[7] Rosenbloom C. (2014). Energy Drinks, Caffeine, and Athletes. Nutrition Today: March/April - Volume 49 - Issue 2 - p 49-54

[8] Borota D, Murray E, Keceli G, Chang A, Watabe JM, Ly M, Toscano JP & Yassa MA. (2014). Post-Study Caffeine Administration Enhances Memory Consolidation in Humans. Nature Neuroscience 17, 201–203

[9] Cao C, Loewenstein DA, Lin X, Zhang C, Wang L, Duara R, Wu Y, Giannini A, Bai G, Cai J, Greig M, Schofield E, Ashok R, Small B, Potter H & Arendash GW. (2012). High Blood Caffeine Levels in MCI Linked to Lack of Progression to Dementia. Journal of Alzheimer’s Disease 30; 559–572

[10] Laurent C, Eddarkaoui S, Derisbourg M, Leboucher A, Demeyer D, Carrier S, Schneider M, Hamdane M, Müller CE, Buée L & Blum D. (2014). Beneficial Effects of Caffeine in a Transgenic Model of Alzheimer's Disease-Like Tau Pathology. Neurobiol Aging 35(9): 2079-2090

[11] Grasser EK, Yepuri G, Dulloo AG & Montani JP. (2014). Cardio- and Cerebrovascular Responses to the Energy Drink Red Bull in Young Adults: A Randomized Cross-Over Study. Eur J Nutr. Jan 29. [Epub ahead of print] Springer.

COMPARTIR