Suplementación Contaminante

Éste término hace referencia a que existe un pequeño pero real riesgo de que al consumir suplementos dietarios nos dé un doping positivo para algunas de las sustancias prohibidas por las agencias deportivas internacionales (WADA; World Anti-Doping Agency). Varios estudios han mostrado que algunos suplementos nutricionales contienen esteroides anabólicos androgénicos, también llamados pro-hormonas, los cuales no son declarados en las etiquetas del producto [1][2][3]. Generalmente, se utilizan análisis de cromatografía de gases acoplados a espectrometría de masas para cuantificar la presencia de sustancias no reportadas en los datos del producto; por ejemplo, la Tabla 1 resume algunas de las pro-hormonas encontradas en la investigación de van der Merwe & Grobbelaar tras analizar algunos suplementos [2].

El estudio de Geyer et al. (2004) encontró que la mayoría de los suplementos que dieron positivo en los análisis de cuantificación de pro-hormonas provenían de países como Holanda (25.8%), Austria (22.7%), Reino Unido (18.8%) y Estados Unidos (18.8%) (Tabla 2). Adicionalmente, 21.1% de los suplementos nutricionales positivos para pro-hormonas procedían de compañías comercializadoras de esteroides anabólicos androgénicos, mientras que solamente 9.6% de los suplementos que dieron positivo provenían de compañías que no venden pro-hormonas. De hecho, el rango de concentraciones de esteroides anabólicos androgénicos va desde 0.01 µg/g hasta 190 µg/g de producto (por ejemplo, se considera doping positivo una concentración >1 µg de norandrosterona).

La causa principal de estos hallazgos es que los suplementos no son regulados de la misma manera que otros agentes farmacológicos, por lo cual nunca vamos a tener una lista “perfecta e infalible” de sustancias prohibidas o no autorizadas. Así, algunas maneras de minimizar los riesgos son:

– Usar solo suplementos que hayan sido probados como inocuos y con garantía del fabricante.

– Existen países “más seguros” que otros en la producción de suplementos nutricionales.

– La mayor tasa de riesgo se ve en los “ganadores de peso”, “quemadores de grasa” y en productos “energéticos”.

[1] Geyer H, Parr MK, Mareck U, Reinhart U, Schrader Y & Schänzer W. (2004). Analysis of Non-Hormonal Nutritional Supplements for Anabolic-Androgenic Steroids - Results of an International Study. Int J Sports Med; 25(2): 124-129

[2] van der Merwe PJ & Grobbelaar E. (2004). Inadvertent Doping Through Nutritional Supplements Is A Reality. Sports Medicine Vol 16 - 2

[3] Geyer H, Parr MK, Koehler K, Mareck U, Schänzer W & Thevis M. (2008). Nutritional Supplements Cross-Contaminated and Faked with Doping Substances. J Mass Spectrom. Jul; 43 (7):892-902

COMPARTIR