Suplementación oral de ATP mejora el rendimiento y la respuesta fisiológica en fuerza de tren inferior

Suplementación oral de ATP mejora el rendimiento y la respuesta fisiológica en fuerza de tren inferior

Una única dosis de suplementación oral de ATP mejora el rendimiento y la respuesta fisiológica durante el ejercicio de fuerza de tren inferior en varones entrenados en fuerza recreativos


Puesto que la capacidad para aumentar la masa magra y la fuerza disminuye progresivamente con la experiencia de entrenamiento (Andersen 2010), muchos atletas competitivos y recreativos se suplementan con nutrientes y otros compuestos con efectos ergogénicos pretendidos. El uso de suplementos deportivos dietéticos junto con el entrenamiento de la fuerza se ha estudiado para maximizar la pérdida de grasa, la hipertrofia muscular, y el rendimiento (Helms 2014, Maughan 2011). El trifosfato de adonisna-5' (ATP) es la fuente primaria de energía para las células musculares, y la capacidad para resintetizarse rápidamente o mantener el ATP intramuscular durante el ejercicio intenso, mejora el rendimiento. Como tal, el ATP oralmente administrado se encuentra en varios productos en el mercado de los suplementos.

Aunque algunos estudios indican que la suplementación de ATP crónica puede mejorar las adaptaciones hipertróficas, las diferencias en los métodos e inconsistencias en la información de las características de los grupos (Phillips 2017) cuestiona los resultados de los estudios previos, y ningún otro estudio ha evaluado adaptaciones hipertróficas asociadas con la suplementación crónica de ATP.

Porque el ATP extracelular se regula estrechamente en concentraciones muy bajas (Hochachka 1991), es improbable que el ATP sea absorbido intacto en los humanos (Arts 2012), lo que explicaría por qué a pesar de que se han observado aumentos en el rendimiento con la suplementación con ATP, los aumentos en el ATP en plasma después de la suplementación no ocurren (Kichenin 2000). Por lo tanto, los efectos ergogénicos de la suplementación con ATP pueden ser el resultado del ATP extracelular transportado por los glóbulos rojos que señalizan receptores purinérgicos, que controlan el flujo sanguíneo y la excitabilidad muscular (Casey 2012). Durante el ejercicio, el ATP extracelular es liberado desde los eritrocitos sanguíneos (Casey 2012, Mortensen 2014). Cuando el ATP se liga al receptor P2Y en el tejido endotelial, la síntesis de sustancias vasodilatadoras ocurre (óxido nítrico, prostaglandina y factores de hiperpolarización derivados endoteliales), por consiguiente, potencialmente mejora el aporte de oxígeno y nutrientes a los músculos activos durante el ejercicio (Ballard 2014, Gonzalez-Alonso 2012). Aunque la suplementación de ATP oral no aumenta la biodisponibilidad de ATP extracelular probablemente, Kichenin y cols. (2000) demostraron que la administración del ATP crónica en ratas mejoró el consumo y síntesis de ATP en eritrocitos. Estos resultados indican que mayores niveles de ATP en los eritrocitos a través de la suplementación de ATP, se puede mejorar el flujo sanguíneo y el rendimiento del ejercicio en humanos.

Otro mecanismo fisiológico que puede explicar estos efectos ergogénicos es que el ATP extracelular puede modular la contractibilidad del músculo esquelético durante el ejercicio vía el receptor purinérgico P2X4. La vinculación del ATP extracelular al receptor P2X4 aumenta la entrada del calcio intracelular (Sandona 2005). Durante el ejercicio intenso, la disminución en la tasa de entrada del calcio intracelular contribuye a la reducción de la generación de fuerza por el músculo esquelético (Favero 1993). La activación del P2X4 por el ATP extracelular en la célula muscular aumenta la liberación de calcio desde el retículo sarcoplasmático (Sandona 2005), mejorando la producción del músculo a través de mayores interacciones de los filamentos de actina y miosina (Homesher 1996, Linari 2015).

Recientemente, Fabricio E. Rossi, de la Universidad Federal de Piauí (Brasil) llevó a cabo un estudio donde el propósito fue investigar el efecto de una única dosis de suplementación de ATP sobre el rendimiento de ejercicio de fuerza de tren inferior y respuestas fisiológicas en varones recreativamente entrenados en fuerza. Los investigadores de ese estudio suponen que esa suplementación de ATP aguda atenuará la fatiga y producirá un mayor volumen de entrenamiento de la fuerza y consumo de oxígeno.

Once hombres (edad = 27.5±5.5 años, masa = 83.4±9.8 kg, altura = 182±0.04 cm) completaron 2 pruebas aleatorizadas, doble-ciego: La condición de suplemento de ATP (ATP = 400 mg) o una condición de placebo. Treinta minutos después del consumo del suplemento, los sujetos realizaron 4 series de media sentadillas hasta el fallo muscular momentáneo al 80% de 1 máxima repetición, con 2 minutos de recuperación entre las series. El número total de repeticiones, presión sanguínea, frecuencia cardíaca, lactato sanguíneo, y consumo de oxígeno, fueron medidos.

El peso total levantado fue superior para la condición de ATP comparado con el placebo (Placebo = 3995.7±1137.8 kg, ATP = 4967.4±1497.9 kg; p = 0.005). La frecuencia cardíaca fue superior en las 4 series para la condición con ATP comparado con el placebo (p <0.001) y el consumo de oxígeno durante el ejercicio fue mayor para la condición con ATP (p = 0.021). No hubo diferencias entre las condiciones para el lactato y la presión sanguínea.

En resumen, una única dosis oral de suplementación de ATP mejoró el rendimiento de entrenamiento de la fuerza de tren inferior y el gasto energético en varones entrenados en fuerza recreativos.

APLICACIONES PRÁCTICAS

Este estudio indica que los practicantes del entrenamiento de la fuerza pueden suplementarse con ATP antes de una sesión agotadora de entrenamiento de la fuerza de alto volumen de tren inferior para mejorar el peso total levantado y el gasto energético. En suma, la dosis y forma de suplementación de ATP (400 mg) se toleró bien en este estudio.

SHARE