TSS

El TSS (Training Stress Score) es un modelo para la cuantificación del entrenamiento propuesto por Allen y Coggan (2010) y que se basa en el modelo propuesto con anterioridad por Banister y colaboradores (Calvert, Banister, Savage, y Bach, 1976). Este modelo, utiliza la Potencia Normalizada (PN) (ya definida anteriormente por nuestro staff), el Umbral de Potencia Funcional (UPF) y el Intensity Factor (que definiremos rápidamente como el cociente entre la potencia normalizada y el umbral de potencia funcional, es decir: IF = PN / UPF) para proporcionar una estimación del estrés fisiológico creado por una sesión de entrenamiento.

La fórmula para su cálculo es la siguiente:

TSS=[(s×W×IF)÷(UPF ×3600)]×100

s = segundos de entrenamiento

W = potencia normalizada en vatios

IF = Intensity Factor

UPF = Umbral de Potencia Funcional

Según Allen y Coggan (2010)el TSS se basa en un esfuerzo de 1 hora de duración tipo contrarreloj, es decir, un deportista que haga un esfuerzo de este tipo estará haciéndolo a una intensidad propia del UPF y obtendrá 100 puntos TSS con un IF = 1.0. Tomando esta referencia, esfuerzos de menor intensidad tendrán un menor número de puntos por unidad de tiempo y con los esfuerzos de mayor intensidad sucederá lo contrario.

Aunque los puntos TSS ya suponen un valor útil de la carga para el entrenador experimentado, Allen y Coggan (2010)plantean una clasificación un función de los puntos TSS obtenidos que facilita su comprensión:

TSS

Intensidad

Recuperación

<150

Baja

Generalmente se alcanza la recuperación completa en un día

150-300

Moderada

Puede haber algún rastro de fatiga presente en el día siguiente, pero la recuperación completa se alcanza a las 48 h

300-450

Alta

Fatiga residual incluso después de 2 días

>450

Muy alta

Es probable que la fatiga residual dure bastantes días

Tabla 1. Clasificación del entrenamiento en función de los puntos TSS y la recuperación necesaria en cada caso (modificado de Allen y Coggan, 2010)

En mi opinión este tipo de clasificación (ver tabla 1) puede resultar muy útil para el deportista a la hora de entender el estrés producido por el entrenamiento y la comprensión de los tiempos de recuperación necesarios para cada una de las intensidades marcadas en la tabla, consiguiendo de esta forma involucrarle más todavía en el proceso de entrenamiento.

Aunque el TSS se diseñó inicialmente la cuantificación del entrenamiento ciclista, actualmente el modelo se ha adaptado para cuantificar el entrenamiento de carrera a pie y la natación, recibiendo el nombre de Running Training Stress Score (rTSS) (Skiba, 2006) y Swim Score (Skiba, 2008) respectivamente. En este sentido, llama la atención de que no exista (o al menos no tenemos constancia de ello) ninguna publicación científica que utilice, evalúe o ponga a prueba el modelo TSS en un entrenamiento real ciclista o de natación pero si existan dos publicaciones en este sentido con corredores (McGregor, Weese, y Ratz, 2009; Wallace, Slattery, y Coutts, 2014). Citaremos aquí solo el trabajo más reciente de Wallace et al. (2014). En este trabajo se realizaron 15 semanas de entrenamiento de carrera a pie en las que se utilizó el rTSS para la cuantificación de la carga de entrenamiento y se compararon los resultados de dicho entrenamiento con un modelo matemático teórico. Los datos obtenidos mostraron que el 5.4±2.6% de mejora obtenido en el entrenamiento real tenía una elevada correlación con el modelo teórico (r = 0.70 ± 11) basado en rTSS.


Figura 1. Joule GPS – Computador del sistema Powertap y Cycleops en el que se puede observar un espacio para mostrar la puntuación TSS durante el entrenamiento.

Actualmente, la plataforma TrainingPeaks tiene totalmente integrado el modelo de Allen y Coggan (2010)para la cuantificación de la carga de entrenamiento. Del mismo modo, diversos softwares de entrenamiento (e.g. PowerAgent) incluyen esta variable en los resúmenes de cada entrenamiento y algunos potenciómetros actuales (e.g. Powertap) (ver Figura 1) muestran el valor de TSS durante el propio entrenamiento.

El auge de los medidores de potencia junto a la facilidad de cálculo y las ventajas del TSS hacen que este modelo sea uno de los más utilizados por ciclistas de todo el mundo en un amplio abanico de niveles competitivos (desde nivel amateur a profesional). A pesar de ello, desde el staff de Entrenamiento Óptimo creemos que hacen falta más trabajos científicos que evalúen su efectividad en el ciclismo, la natación e incluso la carrera a pie y que pongan sobre la mesa lo que muchos entrenadores están viendo ya en su día a día.

Para finalizar el término haremos un resumen con las ventajas y los inconvenientes del TSS aplicado al ciclismo, dado que esta fue la propuesta inicial de Allen y Coggan (2010):

Ventajas

  • No invasivo
  • Utiliza datos objetivos de potencia y potencia normalizada
  • Permite un control online o instantáneo de la carga de entrenamiento, incluso al mismo tiempo que se realiza el entrenamiento
  • Existe gran cantidad de software y plataformas online que ya lo utilizan y lo tienen integrado
  • Facilidad de cálculo
  • Permite la cuantificación de esfuerzos por encima del VO2max

Limitaciones

  • Requiere de la utilización de un medidor de potencia con el gasto económico que ello supone (no es así para carrera a pie o natación: ver trabajos de Skiba 2006, 2008)
  • No ha sido evaluado suficientemente por la comunidad científica
  • No tiene en cuenta las pausas de los ejercicios

AUTORES

Carlos Sanchisumbralanaerobico.es

TALLERES

Taller de Entrenamiento de la Fuerza en los Deportes de Resistencia: Fundamentos y Aplicaciones para el Deportista y el Entrenador de Campo

WEBINARS

Webinar de la Fisiología del Ciclismo: Análisis de las Diferentes Especialidades del Ciclismo y de Ciclistas de Diferente Nivel

Webinar de Aplicación del Entrenamiento Intervalado (High Intensity Interval Training o HIIT) en los Deportes de Resistencia

Webinar de Zonas de Entrenamiento. ¿A qué Intensidad Entrenar y Por Qué?

BIBLIOGRAFÍA

Allen, H., & Coggan, A. (2010). Training and Racing With a Power Meter. VeloPress.

Calvert, T. W., Banister, E. W., Savage, M. V., & Bach, T. (1976). A Systems Model of the Effects of Training on Physical Performance. IEEE Transactions on Systems, Man and Cybernetics, SMC-6(2), 94–102. doi:10.1109/TSMC.1976.5409179

McGregor, S. J., Weese, R. K., & Ratz, I. K. (2009). Performance Modeling in an Olympic 1500-M Finalist: A Practical Approach. Journal of Strength and Conditioning Research, 23(9), 2515–2523. doi:10.1519/JSC.0b013e3181bf88be

Skiba, P. F. (2006). Calculation of power output and quantification of training stress in distance runners: the development of the GOVSS algorithm. Retrieved from http://www.physfarm.com/govss.pdf

Skiba, P. F. (2008). Calculating Power Output and Training Stress in Swimmers: The Development of the SwimScoreTM Algorithm. Retrieved from http://www.physfarm.com/swimscore.pdf

Wallace, L. K., Slattery, K. M., & Coutts, A. J. (2014). A comparison of methods for quantifying training load: relationships between modelled and actual training responses. European Journal of Applied Physiology, 114(1), 11–20. doi:10.1007/s00421-013-2745-1

COMPARTIR