Una acción concéntrica más larga aumenta la activación muscular y la fatiga neuromuscular.

Una acción concéntrica más larga aumenta la activación muscular y la fatiga neuromuscular.

Una acción concéntrica más larga aumenta las respuestas de activación muscular y de fatiga neuromuscular en protocolos igualados por la duración de la repetición


Se han investigado respuestas agudas y crónicas a protocolos con duraciones concéntricas y excéntricas diferentes. Goto y cols. (2009) compararon varios protocolos que manipularon la contracción concéntrica y excéntrica cronometradas con duraciones de la repetición similares de 6 segundos (3 segundos CON: 3 segundos EXC; o 1 segundo CON: 5 segundos EXC; o 5 segundo CON: 1 segundo EXC) y encontraron mayores concentraciones de lactato sanguíneo y mayores respuestas de cortisol en suero después de la realización del protocolo 5:1 comparado con el protocolo 1:5. Sin embargo, no pueden atribuirse estas diferencias observadas en las respuestas fisiológicas a la manipulación de las duraciones de la acción muscular porque los números de repetición realizados para ambos protocolos fueron diferentes. Gillies y cols. (2009) reportaron que a 6–8 repeticiones máximas (1MR), intensidad con duraciones concéntricas más largas (6 segundos CON: 2 segundos EXC) producía mayores aumentos en las fibras de tipo IIA que entrenarse con duraciones concéntricas más cortas (2 segundo CON: 6 segundos EXC), cuando ambos protocolos eran igualados por la duración de la repetición. Hay todavía, sin embargo, una falta de datos en las respuestas de la EMG (es decir, RMS y frecuencia media) durante la ejecución de protocolos de entrenamiento de la fuerza de múltiple-serie equivalentes (volumen, intensidad, y pausas) con diferentes duraciones de la acción muscular pero la duración de la repetición similar. En estudios previos que analizaron las respuestas de la EMG en los protocolos de entrenamiento de múltiple-serie, los protocolos no eran igualados en base a las duraciones de la repetición, y la duración de la acción muscular no fueron consideradas como una variable independiente.

La actividad neuromuscular durante los protocolos del entrenamiento de la fuerza se evalúa a menudo registrando la actividad EMG. Al registrar la actividad EMG (amplitud y frecuencia) durante una sesión de entrenamiento real podría contribuir a un mejor conocimiento de la activación muscular y de la fatiga neuromuscular acumulada a lo largo de la sesión de ejercicio y podría ofrecer nociones sobre los efectos crónicos del entrenamiento de la fuerza. Pocos estudios fueron encontrados que analizaron las respuestas en la frecuencia de la EMG al manipular las duraciones de la acción muscular en la misma duración de la repetición. Con la misma duración de la repetición, una duración concéntrica más larga produjo una concentración superior de lactato sanguíneo comparada a un protocolo con una duración más corta de esta acción muscular.

Una acumulación mayor de productos metabólicos se ha relacionado a los aumentos en la amplitud de la EMG y disminuciones en la frecuencia de la EMG, debido a una fatiga mayor que produce una mayor activación muscular para alcanzar la demanda de fuerza y de velocidad de conducción de un potencial de acción reducido, respectivamente.

Recientemente, Mauro H. Chagas de la Universidad Católica Pontificia de Minas Gerais (Brasil), llevó a cabo un estudio donde el propósito fue comparar los efectos de protocolos de entrenamiento de la fuerza de múltiple-serie igualados con diferentes duraciones concéntricas y excéntricas (2 segundos CON: 4 segundos EXC; 3 segundos CON: 3 segundos EXC; y 4 segundos CON: 2 segundos EXC), sobre la activación muscular (RMS y frecuencia media—MF). En base a la literatura previa, puede esperarse que la amplitud de la EMG fuera significativamente superior en los protocolos con las duraciones de la acción muscular concéntricas más largas. También es probable, en base a la literatura, que usando un protocolo de entrenamiento de única-serie, que la amplitud de la EMG aumentará durante las repeticiones y series y será acompañado por una reducción en la frecuencia de la EMG.

Los resultados de este estudio pueden llevar a un mejor conocimiento de las respuestas neuromusculares al entrenamiento y pueden dar posibilidades diferentes de prescripción un programa del entrenamiento de la fuerza para los entrenadores, bajo circunstancias de entrenamiento diferentes.

Diecisiete varones con experiencia previa en el entrenamiento de la fuerza, realizaron 3 protocolos de entrenamiento (A—2 segundos CON: 4 segundos EXC; B—3 segundos CON: 3 segundos EXC; y C—4 segundos CON: 2 segundos EXC) con el ejercicio de press de banco en máquina Smith, todos con 3 series, 6 repeticiones, 3 minutos de pausa, y al 60% de 1MR. La raíz normalizada del cuadrado medio de la señal electromiográfica (EMGRMS) y la frecuencia media de EMG (EMGMF) para los músculos pectoral mayor y tríceps braquial, fueron calculados para la segunda y quinta repetición de cada serie.

Los resultados mostraron una disminución de la EMGMF a través de las repeticiones acompañadas por un aumento progresivo del EMGRMS a lo largo de las repeticiones para todos los protocolos y músculos. El EMGRMS fue superior en el protocolo C cuando se compara con el protocolo A y B para el pectoral mayor. La EMGMF fue inferior en los protocolos B y C que en el protocolo A para el pectoral mayor a lo largo de las series y repeticiones. Se observaron un EMGRMS superior y una EMGMF inferior en los protocolos B y C comparado con el protocolo A para el tríceps braquial, solamente en la quinta repetición.

Estos resultados muestran que formas diferentes de organizar las duraciones de la acción muscular producen una distinta activación muscular y fatiga neuromuscular, indicando una posible alternativa para la variación del estímulo del entrenamiento.

APLICACIONES PRÁCTICAS

Este estudio demostró que los protocolos de entrenamiento dirigidos con la misma duración de la repetición, pero con configuraciones diferentes de las duraciones de la acción muscular, produjeron diferentes respuestas de la activación muscular y de la fatiga neuromuscular, indicando que realizar duraciones concéntricas más largas podrían ser una estrategia más apropiada para aumentar la activación muscular y la fatiga neuromuscular.

Los 3 protocolos investigados en el presente estudio son demostrados de ser eficaces para estimular el sistema neuromuscular en base a los resultados de la amplitud de la EMG a través de las series y de las repeticiones, y las disminuciones en la frecuencia de la EMG a lo largo de las repeticiones, y estas respuestas son estrategias usadas para mantener la producción de trabajo. Sin embargo, se observaron respuestas mayores en los protocolos con las duraciones concéntricas más largas. Dada la expectativa de que las fibras musculares activadas son las que se adaptan al entrenarse, los protocolos que muestran una amplitud de la EMG superior y mayores disminuciones en la frecuencia de la EMG, presentarían un potencial mayor para promover los aumentos en la fuerza y en la hipertrofia muscular.

Por lo tanto, considerado el impacto de una mayor activación muscular y de respuestas de fatiga neuromuscular a las adaptaciones crónicas al entrenamiento de la fuerza, los entrenadores físicos podrían optar para estas duraciones concéntricas de entrenamiento más largas como un intento de obtener mejores resultados.

SHARE