Utilización del Indice de Fuerza Reactiva (RSI) como una Herramienta para el Monitoreo de Ejercicios Pliométricos

Use of the Reactive Strength Index (RSI) as an Indicator Of Plyometric Training Conditions

Doug McClymont1 y Andrew Hore2

1Senior Lecturer in Physical Education & Coach Education, Director of Exercise & Sport Science Centre, Christchurch College of Education, New Zealand.
2New Zealand Rugby Football Union.

Artículo publicado en el journal Revista de Entrenamiento Deportivo, Volumen 28, Número 1 del año .

Resumen

El índice de fuerza reactiva (RSI) es uno de los componentes del Test para la Valoración de las Cualidades de fuerza (SQAT). El SQAT es utilizado en el Instituto Australiano del Deporte (Young 1995) para diferenciar varias cualidades de la fuerza en velocistas y saltadores. Utilizando un tapiz de contacto con un protocolo de saltos con caída; el RSI es resultado del calculo que se deriva de dividir la altura del salto por el tiempo de contacto previo al despegue (altura del salto/tiempo). Las evaluaciones se realizan en un rango de alturas de caída para imponer cargas incrementales de estiramiento sobre los extensores de la rodilla, y el RSI se interpreta como un indicador de la habilidad del deportista para soportar dichas cargas durante el componente pliométrico de su acondicionamiento y preparación general. Se muestra la utilización del RSI para monitorizar las alturas de caída de jugadores de rugby  profesionales, con la intención de evitar lesiones provocadas por el entrenamiento en la pretemporada.

Palabras clave: explosividad, tiempo de contacto, saltabilidad, potencia de miembros inferiores, pliometría, ciclo d

Abstract

The Reactive Strength Index (RSI) is one component of the Strength Qualities Assessment Test (SQAT). SQAT is used at the Australian Institute of Sport (Young, 1995) to differentiate between the various strength qualities of sprinters and jumpers. Using a contact mat with drop jump protocol the RSI is a calculated figure derived by dividing the height jumped by the time in contact prior to take-off (height jumped/time). Tests are conducted from a range of drop heights to impose increasing stretch loads on the leg extensors and RSI is interpreted as an indicator of the ability of the athlete to withstand those stretch loads during the plyometric component of their conditioning and general preparation. This presentation reports on the use of the RSI in monitoring the drop heights of players in a professional rugby union franchise, with the intention of preventing training injury in a pre-season conditioning phase.

Keywords: Reactive strength Index. Agility training. Incremental charges

El índice de fuerza reactiva (RSI) es uno de los componentes del Test para la Valoración de las Cualidades de fuerza (SQAT). El SQAT es utilizado en el Instituto Australiano del Deporte (Young 1995) para diferenciar varias cualidades de la fuerza en velocistas y saltadores. Utilizando una manta de contacto con un protocolo de saltos con caída; el RSI es una figura calculada que se deriva dividiendo la altura del salto por el tiempo de contacto previo al despegue (altura del salto/tiempo). Las evaluaciones se realizan en un rango de alturas de caída para imponer cargas incrementales de estiramiento sobre los extensores de la rodilla, y el RSI se interpreta como un indicador de la habilidad del atleta para soportar dichas cargas durante el componente pliométrico de su acondicionamiento y preparación general. Esta presentación muestra la utilización del RSI para monitorear las alturas de caída de jugadores de rugby de una franquicia profesional de rugby, con la intención de evitar lesiones provocadas por el entrenamiento en la pretemporada.

Fuerza Reactiva

La fuerza reactiva puede ser definida como la habilidad para cambiar rápidamente de una contracción excéntrica a una contracción concéntrica (Young 1995). Incluye la utilización del ciclo de estiramiento acortamiento (CEA), en el cual los movimientos han sido clasificados tanto como rápidos (un tiempo de contacto entre 100 y 250ms) o como lentos (tiempo de contacto >250ms). El CEA lento es utilizado en actividades tales como los saltos en basquetbol, mientras que el CEA rápido es utilizado en acciones tales como el tiempo de contacto o la fase de apoyo durante una carrera de velocidad (Schmidtbleicher 1992)


Figura 1. Actividad típica de rebote

El CEA evaluado en los saltos con caídas es común a todos los ejercicios balísticos (e.g., lanzamientos de un balón, o la realización de saltos) y es comúnmente conocido como pre estiramiento. A partir del pre estiramiento hay un incremento en la activación de las fibras musculares lo que resulta en un incremento en la producción de fuerza máxima. Específicamente, el incremento en la fuerza ocurre en las contracciones dinámicas concéntricas luego del estiramiento, en donde se produce un cambio en la relación fuerza-velocidad hacia incrementos en las fuerzas a cualquier velocidad dada (Bartlett 1999). Si el tiempo disponible para esta acción de estiramiento/acortamiento es menor que 300ms, la tasa de desarrollo de la fuerza, más que la fuerza máxima, será el factor decisivo en la producción de potencia (Zatsiorsky 1995). Mientras que el tiempo de contacto de los velocistas puede ser tan corto como 80ms (Wienmann ena Tidow 1995), se reconoce que la utilización de un CEA rápido es un componente esencial de la evaluación de las características específicas de fuerza requeridas por los saltadores (Conrad and Nixdorf, 1990; Hay and Miller, 1985; Nixdorf and Bruggeman, 1990; as cited in Young, 1995).

Pliometría

El entrenamiento pliométrico ha sido una parte integral del acondicionamiento atlético desde 1960. La palabra pliométrico fue concebida por Vladimir Zatsiorsky en 1966 (Zanon 1989) y las técnicas de saltos con caídas fueron propuestas por Yuri Verkhoshanski en el mismo año (Verkhoshanski 1966). Ha habido muchos entusiastas de esta actividad y si bien es reconocido (Horrigan and Shaw 1989) que los atletas jóvenes debería progresar desde saltos ligeros hasta saltos con caída, ha habido algunos detractores prominentes, entre ellos atletas de pista y campo y jugadores de fútbol americano, que afirman que el final de su carrera de debió a lesiones causadas por el entrenamiento pliométrico (Brzycki 1986, Wikgren 1988).

Los entrenadores de Rugby, en la preparación de sus jugadores, intentan desarrollar un alto nivel de competencia con destrezas específicas del rugby y un alto nivel de aptitud física específica para el rugby. El jugador profesional de rugby moderno es una persona inteligente, ágil, fuerte, potente, coordinada y tiene la habilidad de correr rápido. En le desarrollo de estas características, los entrenadores especialistas enseñan y afinan las destrezas específicas del jugo, mientras que los preparadores físicos preparan al jugador individual para que puedan cubrir los requerimientos específicos del juego. Debido a los requerimientos específicos del rugby a nivel elite, la habilidad para utilizar el CEA rápido durante las carreras y los saltos es una parte esencial de la preparación, y por lo tanto todos los componentes de la preparación incluyen un elemento de trabajo excéntrico-concéntrico (incluyendo saltos con caída y rebotes) que pueden ser descriptos como pliométricos.

El Proceso de Monitoreo con el RSI

Si bien los atletas involucrados en este estudio eran adultos maduros que se desempeñaban a nivel elite, sentimos que el monitoreo del RSI para determinar alturas óptimas de salto en el entrenamiento pliométrico individual podría minimizar las lesiones del complejo musculotendinoso de las piernas durante esta fase de preparación. Se decidió que los cajones de salto deberían tener una altura máxima de 45cm [1] y que los jugadores deberían ser estimulados a alcanzar tiempos de contacto cercanos a los 200ms.

Método


Figura 2. En pleno vuelo

Veintitrés jugadores profesionales de rugby fueron evaluados tres veces en un período de 10 semanas previamente al comienzo de la temporada 2002 del campeonato Super 12 (semanas 1, 6 y 10). Las evaluaciones fueron llevadas a cabo cuando los jugadores estaban en estado de fatiga, dentro de los treinta minutos de haber completado un test estándar NZRU para la reducción de fosfatos. Los jugadores se dejaron caer desde un banco a tres alturas diferentes (15, 30 y 45cm) y luego del contacto sobre la manta/piso realizaron un salto máximo, con un período mínimo de contacto. No se pusieron restricciones al movimiento de los brazos. Se realizaron tres saltos desde cada altura de caída registrando manualmente la altura de caída y registrando la altura del salto con una versión portátil del Mutli-Timer ®. Se les ofreció a los jugadores la opción de repetir un intento en cada altura de caída si no estaban satisfechos con su rendimiento. Los datos fueron registrados en una planilla de Excel y el RSI fue calculado utilizando la ecuación, altura del salto dividido por el tiempo de contacto mm/ms).

Es importante reconocer que la medición de la altura del salto con una manta de contacto resulta en valores significativamente menores que los que se obtienen cuando se utiliza el test estándar de saltar y alcanzar. El test de saltar y alcanzar mide el desplazamiento vertical del brazo estirado desde una posición en donde los pies están planos en el piso hasta una posición de vuelo. Por lo tanto incluye en la altura medida la longitud del pie del atleta. La manta de contacto, sin embargo, registra el tiempo desde que el atleta deja la manta durante la extensión completa hasta que vuelve a hacer contacto con la manta. Los atletas fueron informados sobre ésta diferencia y se les aconsejo que no compararan estos resultados con los valores de los test de saltar y alcanzar.

Si bien las variaciones en la masa magra corporal pueden influenciar los resultados de este tipo de evaluación, se decidió que como esta medida era monitoreada regularmente por un nutricionista y por el preparador físico como un componente integral del proceso de acondicionamiento, las recomendaciones hechas en base a la evaluación del RSI no incorporarían ninguna corrección por la masa magra corporal. Se asumió que el jugador estaba dentro de los parámetros de masa magra corporal requeridos por su preparador físico y por su nutricionista.

Todas las lesiones de entrenamiento fueron registradas como parte de monitoreo que llevaba a cabo el personal médico. Cualquier lesión que se consideraba podía atribuirse a la actividad pliométrica era registrada como tal.

Resultados – RSI

Las Tabla 1 y 2 son ejemplos de la primera sesión de evaluación. El RSI para cada salto fue calculado como el RSI promedio para cada serie de tres saltos en cada altura de caída.


Tabla 1. Muestra de los resultados del RSI, bajas alturas de salto.

Los datos de la Tabla 1 muestran que los tiempos de contacto estuvieron dentro de los parámetros requeridos por el preparador físico (<200ms) pero la altura de los saltos fue considerada baja.


Tabla 2. Muestra de los resultados de la evaluación del RSI. Tiempos de contacto largos.

Los datos de la Tabla 2 muestran alturas de salto aceptables pero en promedio los tiempos de contacto estuvieron cerca o fueron mayores a 250ms.

Resultados – Lesiones

Si bien la prevención de lesiones producidas por el entrenamiento fue la razón básica para la utilización del monitoreo del RSI, no tenemos datos comparativos de temporadas previas con los cuales comparar las tasas de lesiones. Los que podemos decir es que en este período de pre temporada no hubo jugadores lesionados que pudieran atribuir sus lesiones a la actividad pliométrica durante el acondicionamiento.

Discusión

Para medir las habilidades individuales del CEA, se utilizó el índice de fuerza reactiva (RSI) con protocolos de saltos con caída en los cuales la altura de caída se incremento progresivamente. De esta manera, si el RSI se incremento a al menos es mantenido a medida que la altura de caída se incrementa, se asume que la capacidad de fuerza reactiva del individuo es buena. En la Tabla 1 los tiempos de contacto estuvieron dentro de los 200ms requeridos y el RSI se incremento a medida que se incrementaba la altura de caída. Esto fue interpretado como que las capacidades de emplear el CEA eran buenas y que la actividad pliométrica con caídas de hasta 45cm podría no exponer al atleta a la lesión. Sin embargo la altura del salto, aparte del primer salto a 54cm, fue baja en comparación con los valores internacionales en los cuales estudiantes varones de educación física alcanzan alturas de salto de 40.3 ± 6.9cm desde una altura de caída de 63 ± 22.7cm, y jugadores varones de voleibol alcanzan alturas de 41.0 ± 14.5cm desde una altura de caída de 66.0 ± 16cm (Komi and Bosco, 1978 citado en Logan et al 2000). Los datos de la Tabla 1 indican que si bien el jugador estaba utilizando el CEA no estaba saltando tan alto como se hubiera esperado, en este caso, de un forward número 8 cuyo rol en el juego incluye carreras rápidas a campo abierto, y la aplicación de la potencia en el scrum. Esta información fue presentada con los resultados (Tabla 1) como:

“los tiempos de contacto son todos casi < 200ms indicando la utilización del CEA rápido. Aunque la altura promedio del salto se incrementa con la altura de caída, el mejor salto de 400mm fue el único rendimiento que se esperaba para un atleta de este nivel de potencia. Se recomienda la utilización de saltos con caída de hasta 45cm haciendo énfasis en la altura de salto a través de la extensión completa [2] de las tres articulaciones”.

La Tabla 2 contiene datos de un jugador que juega en la primera línea del scrum quien mostró alturas de salto satisfactorias, un indicador de la potencia, pero los tiempos de contacto fueron todos mayores a los 200ms. Esta información fue presentada con los resultados (Tabla 2) como:

“los tiempos de contacto fueron todos >200ms indicando que el CEA rápido no estaba siendo utilizado consistentemente. Si bien el RSI se incremento con la altura de caída, el índice es bajo en comparación con otros. Se recomienda que las alturas de caída se restrinjan hasta 30cm máximo con énfasis en el rebote”.

Todas las recomendaciones serán revisadas luego de la siguiente evaluación en seis meses.

Conclusión

Las recomendaciones en base a los resultados del RSI le proveen al preparador físico otra fuente de datos con la cual monitorear el progreso de los jugadores a través del período de pre temporada. El hecho de que no se produjeran lesiones en este período que fueran atribuibles al entrenamiento pliométrico o a la actividad excéntrica - concéntrica llevó a los autores a creer que este test provee de una herramienta muy útil en la preparación de atletas de elite.

  1. Las evaluaciones del 2003 incluyeron cajones de salto con alturas de 60cm
  2. La observación durante la evaluación indico que este jugador no completaba la extensión completa en la fase de salto.

Nota

Este artículo es una versión compactada de una presentación oral realizada en el 5º Congreso Mundial de Ciencias Aplicadas al Rugby. Lisboa, Abril del 2003. En el momento del estudio Andrew Hore era el entrenador de Canterbury (NZ) Rugby Footbal Union.

Referencias

1. Bartlett, R. M (1999). Introduction to sports biomechanics. London: E. & F. N. Spon. pp 40

2. Horrigan, J. & Shaw, D (1989). Plyometrics: Think Before You Leap. Track and Field Quarterly Review. 89(4). pp 41-43

3. Logan, P., Fornasiero, D., Abernethy, P., Lynch, K (2000). Protocols for the assessment of isoinertial strength. In Gore, C. J.(ed) Physiological Tests for Elite Athletes: Australian Sports Commission. Champaign. Ill. Kinetic Books, pp213 - 214

4. Schmidtbleicher, D (1992). Training for Power Events. In Komi, P.V. (Ed): Strength and Power in Sport.(pp 381-395) Oxford, Blackwell

5. Verhoshanski, V (1996). Perspectives in the improvement of speed-strength preparation of jumpers. Review of Soviet Physical Education and Sports. 4(2). pp 28-29

6. Wiemann, K. and Tidow, G (1995). Relative activity of hip and knee extensors in sprinting – implications for training. New Studies in Athletics 10(1) March 1995 pp29-49

7. Young, W (1995). Laboratory strength assessment of athletes. New Studies in Athletics 10(1) March 1995 pp88-96

8. Zanon, S (1989). Plyometrics: past and present. New Studies In Athletics. 4. pp 7-17

9. Zatsiorsky, V. (1995). Science and practice of strength training. Champaign, IL: Kinetic Books

Cita Original

McClymont, D. (2005, May). Use of the reactive strength index (RSI) as an indicator of plyometric training conditions. En Science and Football V: The Proceedings of the Fifth World Congress on Sports Science and Football 423-431).

Cita en Rev Entren Deport

Doug McClymont y Andrew Hore (2014). Utilización del Indice de Fuerza Reactiva (RSI) como una Herramienta para el Monitoreo de Ejercicios Pliométricos. Rev Entren Deport. 28 (1).
https://g-se.com/utilizacion-del-indice-de-fuerza-reactiva-rsi-como-una-herramienta-para-el-monitoreo-de-ejercicios-pliometricos-440-sa-h57cfb271454f0

COMPARTIR