Validación de la Encuesta de Historial de Actividad Física en la Edad Adulta (HAPAQ) con Mediciones Objetivas de la Actividad Física

Validation of the Historical Adulthood Physical Activity Questionnaire (HAPAQ) Against Objective Measurements Of Physical Activity

Hervé Besson1, Ceryl A Harwood2, Ulf Ekelund1, Francis M Finucane1, Christopher J McDermott2, Pamela J Shaw2 y Nicholas J Wareham1

1Medical Research Council Epidemiology Unit, IMS, Cambridge, Reino Unido.
2Academic Neurology Unit, Department of Neuroscience, University of Sheffield, Reino Unido.

Artículo publicado en el journal Revista de Educación Física, Volumen 30, Número 1 del año .

Resumen

Antecedentes: El gasto de energía de la actividad física realizada en el transcurso de la vida (PAEE) es un importante determinante de riesgo para muchas enfermedades crónicas, pero su determinación sigue siendo difícil. Los cuestionarios de historial de actividad física (PA) informados previamente parecen ser confiables, pero su validez está menos establecida. Métodos: Nuestro objetivo fue diseñar y validar una encuesta de historial de PA en la adultez (HAPAQ) contra mediciones objetivas de actividad física (PA) en los mismos individuos. Seleccionamos los participantes de una cohorte de población en Cambridgeshire, REINO UNIDO, (Consejo de Investigación Médica Estudio de Ely) cuya medición de PA, había sido obtenida en el pasado, una vez entre 1994 y 1996, y otra vez entre 2000 y 2002, a través de monitores de frecuencia cardíaca calibrados individualmente. 100 individuos de esta cohorte asistieron a la entrevista. El historial de PA dentro de los dominios de casa, trabajo, transporte, deporte y ejercicio fue recabado mediante un cuestionario en el cual se realizaron preguntas cerradas, repetidas durante varios períodos de tiempo discretos desde la edad de 20 años hasta la edad actual. El PAEE promedio de los 2 períodos de mediciones objetivas se comparó con los datos informados por ellos mismos de los períodos de tiempo correspondientes en el cuestionario. Resultados: Se observaron correlaciones significativas entre el PAEE total derivado del cuestionario HAPAQ y el PAEE total medido objetivamente en los dos los períodos de tiempo (Spearman r = 0,44; P <0,001). De manera similar, el tiempo auto-informado destinado a PA intensa se correlacionó significativamente con las mediciones objetivas de actividad física (PA) intensa (Spearman r = 0,40; P <0,001). Conclusiones: HAPAQ demuestra la validez convergente entre PAEE total y PA intensa. Este instrumento será útil para clasificar a los individuos según su PA pasada en los estudios de etiología de enfermedades crónicas, en las cuales la actividad podría haber sido un factor subyacente importante y haber contribuido con la patogénesis de las enfermedades.

Palabras clave: cuestionario, aptitud física, entrenamiento, gasto energético

Abstract

Background

Lifetime physical activity energy expenditure (PAEE) is an important determinant of risk for many chronic diseases but remains challenging to measure. Previously reported historical physical activity (PA) questionnaires appear to be reliable, but their validity is less well established.

Methods

We sought to design and validate an historical adulthood PA questionnaire (HAPAQ) against objective PA measurements from the same individuals. We recruited from a population-based cohort in Cambridgeshire, UK, (Medical Research Council Ely Study) in whom PA measurements, using individually calibrated heart rate monitoring, had been obtained in the past, once between 1994 and 1996 and once between 2000 and 2002. 100 individuals from this cohort attended for interview. Historical PA within the domains of home, work, transport, sport and exercise was recalled using the questionnaire by asking closed questions repeated for several discrete time periods from the age of 20 years old to their current age. The average PAEE from the 2 periods of objective measurements was compared to the self-reported data from the corresponding time periods in the questionnaire.

Results

Significant correlations were observed between HAPAQ-derived and objectively measured total PAEE for both time periods (Spearman r = 0.44; P < 0.001). Similarly, self-reported time spent in vigorous PA was significantly correlated with objective measurements of vigorous PA (Spearman r = 0.40; P < 0.001).

Conclusions

HAPAQ demonstrates convergent validity for total PAEE and vigorous PA. This instrument will be useful for ranking individuals according to their past PA in studies of chronic disease aetiology, where activity may be an important underlying factor contributing to disease pathogenesis.

Keywords: questionnaire, physical fitness, workout, energy expenditure

INTRODUCCION

El gasto de energía de la actividad física (PAEE) describe la energía utilizada para realizar todas las actividades que se emprenden en la vida diaria, además de la tasa metabólica en reposo del individuo. Se piensa que el PAEE acumulado durante la vida de una persona desempeña un papel importante en la determinación del riesgo de desarrollar diferentes enfermedades crónicas en la edad adulta [1-4]. En una población de edad avanzada con un estilo de vida cada vez más sedentario, el impacto en la salud pública de la inactividad física es probablemente sustancial. Considerando esto, una herramienta válida y práctica para medir el historial de actividad física total (PA) puede tener muchas aplicaciones potenciales, entre las que se incluyen la cuantificación del riesgo de padecer enfermedades y la determinación del papel de la actividad física en la patogénesis de enfermedades con períodos de latencia largos. Sin embargo, el gasto de energía de la actividad física (PAEE) es notoriamente difícil de medir en las situaciones de la vida diaria. La medición retrospectiva del historial de PAEE propone un desafío aun mayor, dada la dificultad de validar tales mediciones.

Las encuestas son una herramienta de recolección de datos práctica que puede ser utilizada en los estudios poblacionales. Si bien existen varias encuestas de PA, la mayoría considera la PA realizada en períodos cortos, que van de días a meses y a menudo sólo dentro de los dominios específicos de la vida, como la ocupación. Sólo un pequeño número de encuestas, ha considerado los datos recolectados del historial de PA en períodos mayores a un año. Aunque se ha demostrado la reproducibilidad de algunas de estas encuestas de historial de PA [5, 6], la validez de tales encuestas está menos comprobada. Algunos estudios han comparado los datos de encuestas contemporáneas con aquéllos de encuestas similares administradas previamente [7-11]. Una limitación importante de esta metodología es la naturaleza subjetiva de la variable de medición, de modo que cualquier correlación demostrada puede reflejar errores de correlación. Y no una verdadera validez de la encuesta. Muy pocas encuestas de historial de PA han sido validadas contra mediciones objetivas de PA. Un estudio observó una validez modesta (r = 0,29) de una encuesta que midió la PA hasta 5 años atrás, y la comparó con las mediciones obtenidas con un acelerómetro uniaxial en el mismo tiempo [12]. La validez de las encuestas de historial de PA contra mediciones objetivas repetidas de PAEE, no ha sido previamente establecida.

Como parte del estudio Ely realizado por el Consejo de Investigación Médica (MRC) (Cambridgeshire, Reino Unido), a los miembros de una cohorte poblacional se les realizaron las determinaciones objetivas de PAEE dos veces en el pasado [13]. Esto proporcionó una oportunidad única de validar los datos auto-informados del historial de PA contra mediciones objetivas de PAEE en los mismos individuos. Por lo tanto nosotros intentamos diseñar y determinar la validez de un nuevo cuestionario de historial de PA en la adultez, administrado por un entrevistador (HAPAQ) contra datos objetivos de PAEE recolectados hace 15 años.

MÉTODOS

Participantes del Estudio

Los participantes fueron reclutados del Estudio Ely del MRC [14,15], un estudio poblacional de cohorte prospectivo, sobre la etiología de la diabetes Tipo 2 y otros desórdenes metabólicos. La edad media actual de la cohorte es 65 años. Se tomaron mediciones objetivas de PAEE de 394 miembros de esta cohorte en dos momentos diferentes, una vez entre 1994 y 1996 (período 1) y nuevamente entre 2000 y 2002 (período 2) (Figura 1). De éste total de individuos, en diciembre de 2007, 197 individuos no participaron en este estudio porque previamente habían rechazado la participación en la investigación, habían sido reclutados actualmente para otro estudio o habían fallecido. Se enviaron invitaciones a los individuos restantes de los cuales 108 estuvieron de acuerdo en participar (55%). 100 asistieron a la entrevista entre diciembre de 2007 y marzo de 2008. La aprobación ética para realizar el estudio fue concedida por el Comité Local de Investigación Ética de Cambridge y todos los participantes firmaron un consentimiento informado.


Figura 1. Descripción de los períodos del estudio. Medición objetiva del gasto de energía de la actividad física y realización de la encuesta HAPAQ. PAEE= Gasto de energía de la actividad física.

Medición Objetiva de la Actividad Física

Se obtuvieron mediciones objetivas de PAEE a lo largo de cuatro días consecutivos durante los períodos 1 y 2 utilizando un monitor de frecuencia cardíaca (HR) minuto por minuto con calibración individual [16]. En cada individuo, la relación entre el consumo de oxígeno y HR se determinó midiendo la concentración de oxígeno expirado, ventilación y HR luego de 10 minutos de descanso en posición supina y durante cuatro fases de intensidad incremental del ejercicio. Durante el período 1 se utilizó una bicicleta ergométrica y en el período 2 se utilizó una cinta rodante. En cada intensidad de ejercicio se calculó el gasto de energía (kJ·min-1) a partir de los datos de consumo de oxígeno. Luego, se colocaron los monitores de HR durante las horas de vigilia durante un período de 4 días. Las mediciones resultantes de HR fueron usadas para derivar estimaciones del PAEE durante ese período, mediante el método de la frecuencia cardíaca “Flex”, para ajustar para la menor exactitud del monitoreo de HR al estimar la PA de menor intensidad [17,18]. La frecuencia cardíaca “Flex” (Flex-HR) se determinó como la media entre la mayor HR en descanso y la menor HR en ejercicio, medida durante el test de aptitud física [16]. En cada minuto en que la HR de la vida diaria medida superaba la HR-flex, los datos de calibración individuales del consumo de oxígeno en HR, fueron usados para calcular PAEE. El porcentaje de tiempo destinado a actividad física intensa (VPA) (> 6,5 METs) se calculó como la proporción de tiempo durante la cual la HR era mayor a 1,75 veces la HR en reposo, tal como se estableció nen trabajos previos [19].

Diseño de la Encuesta

HAPAQ fue diseñada para recolectar datos sobre la actividad física (PA) regular total realizada desde los 20 años hasta su edad actual (ver el archivo adicional 1). Para esto, el cuestionario se dividió en períodos de tiempo discretos, comenzando con los 15 años mas recientes en tres secciones de 5 años. Luego de esto, las peguntas sobre PA desde los 20 años hasta los últimos 15 años fueron agrupadas en secciones de 10 años. Para cada sección, se realizó una serie idéntica de preguntas cerradas sobre la actividad física (PA) realizada en los dominios de casa, trabajo, transporte, deporte (definidas como actividades deportivas activas que lo hacen quedarse sin aliento o le provocan una gran sudoración) y ejercicio (definido como actividades de ocio, menos extenuantes). Se registraron la naturaleza, duración y frecuencia de actividades regulares recordadas por el participante para cada período de tiempo. La actividad profesional fue categorizada según la Encuesta de Actividad Profesional Tecumseh modificada [20,21]. Aunque la participación en el cuidado del jardín, la casa o el mantenimiento del automóvil (llamados hágalo usted mismo o "DIY") y los quehaceres domésticos fueron documentados, la duración de estas actividades no fue similar a la establecida en el trabajo previo, lo que sugiere que el recuerdo de duraciones de actividades desestructuradas tiene una correlación pobre con las mediciones objetivas de PA total [22, 23]. Para aumentar la comprensión de la pregunta, se usaron tarjetas llamativas para mostrar los términos descriptivos en un formato visual. La encuesta se diseñó en formato electrónico para facilitar la entrega y el manejo de los datos.

Entrevista HAPAQ

El cuestionario se entregó en las entrevistas cara a cara para evitar errores de interpretación, reducir la recolección incompleta de datos y permitir la aplicación de técnicas de entrevista cognoscitivas para mejorar el recuerdo [24]. Todas las entrevistas fueron realizadas por la misma entrevistadora (CAH), con un máximo de 90 minutos asignado a cada entrevista. Para refrescar la memoria se completó previamente al cuestionario un calendario de vida documentando las fechas de eventos importantes en la vida del individuo, tal como el matrimonio y nacimiento de un hijo.

Reducción de los Datos de la Encuesta

De los datos del cuestionario se obtuvieron mediciones subjetivas de PAEE total para realizar una comparación directa con las mediciones objetivas de PA. A cada actividad informada se le asignó un valor de gasto de energía como una medida de intensidad, expresada en METs, tal como se estableciera en el Compendio de Actividades Físicas [25, 26]. Para las secciones del cuestionario que correspondían a los años de las mediciones objetivas de PAEE, se multiplicó la duración de cada actividad informada por la intensidad de esa actividad para proporcionar los valores de gasto de energía (EE) en MET horas-día. Dado que la duración de las actividades de la casa no fue recolectada, se les asignó las siguientes duraciones: 1 hora para quehaceres domésticos, 0,14 horas para DIY (equivalente a una hora por semana) y 0,10 horas al cultivo de un huerto o jardín (equivalente a una hora por semana durante 8 meses por año). La duración de los viajes diarios se calculó dividiendo la distancia del viaje de retorno informada por una velocidad asignada de 3 millas por hora para las caminatas y 10 millas por hora para el ciclismo, y luego multiplicando este valor por el número de viajes de retorno por semana. Luego este valor se multiplicó por 0,9 ya que se supone que los individuos están de vacaciones durante 10% de las semanas del año. El gasto de energía para cada actividad fue ponderado por el número de años que se informaba cada actividad dada, dividido por el número de años que el período abarcaba. Dado que 1 MET es equivalente a aproximadamente 3,5mL·kg-1·min-1el consumo de oxígeno y que se considera que la energía equivalente de un litro de oxígeno es 20,3 kj [27], los puntajes diarios de gasto de energía (EE) fueron convertidos a PAEE (kj/min) por medio de la siguiente ecuación:

PAEE autoinformado = [puntaje de EE (MET hs/día)] x [Peso corporal (kg) x 3,5 x 20,3 ]/1000

Sobre la base de observaciones previas que informaron que los quehaceres domésticos estaban inversamente relacionados con el PAEE [22, 23], las mediciones subjetivas de quehaceres domésticos no fueron utilizadas para la construcción de este puntaje. También se calculó para cada participante el porcentaje de tiempo destinado a actividad física intensa (VPA), definidas como las actividades con un puntaje MET > 6,5.

Al derivar las variables de PAEE a partir de los datos auto-informados se realizaron las siguientes presunciones. A todos los participantes se les consideró un mismo tiempo de sueño de 8 horas. Se seleccionó esta metodología porque se ha informado previamente que el recuerdo de las horas de sueño no es preciso [28], un problema probablemente exacerbado por la naturaleza histórica de este cuestionario. Cuando se informaban 16 a 18 horas de actividad diaria, el tiempo de sueño se reducía proporcionalmente. Si se informaban más de 18 horas por día, la duración de cada actividad o inactividad (hs/día) se reducía proporcionalmente para ajustarse a esto. Cuando un individuo informaba menos de dieciséis horas por día, el tiempo no explicado se asignaba a un nivel de intensidad predeterminado de 1,5 METs, que es un valor seleccionado para las actividades de baja intensidad que se informan como recordadas pobremente en los cuestionarios de PA [21]. Este puntaje MET se considera como el umbral entre las actividades sedentarias y las livianas [25,26]. Esta metodología asegura que el PAEE proveniente del HAPAQ haya sido calculado para el mismo número de horas que las mediciones objetivas de PA.

Análisis Estadísticos

La comparación de las mediciones de actividad física auto-informadas y las mediciones objetivas entre los 2 períodos, se efectuó mediante el test-t de muestras apareadas para las variables continuas y el test McNemar para las variables categóricas. Para determinar cualquier asociación entre las mediciones objetivas de PA y las correspondientes mediciones de PA derivadas de los cuestionarios, se utilizó el coeficiente de correlación de Spearman y el coeficiente de correlación intraclase (ICC). Los ICC se calcularon con las variables transformadas con log y los valores igual a cero, fueron convertidos a 10-9. El término de interacción "actividad física auto informada x período" también fue incluido en el modelo de regresión por rangos para probar la heterogeneidad de la correlación por períodos. Esta heterogeneidad no fue significativa para PAEE (p = 0,64) o para VPA (p = 0,59). Por consiguiente, se calculó el promedio de las variables de PA de los períodos 1 y 2 a partir de las mediciones auto-informadas y objetivas, se los denominó datos combinados y se los utilizó en los análisis subsecuentes.

Se realizaron análisis de regresión múltiple por rango (multiple rank regresison analyses) para evaluarla correlación parcial de Spearman entre PAEE objetivo y PAEE autoinformado, realizando un ajuste para el peso corporal. Los términos de interacción "actividad física auto-informada x género, “actividad física auto-informada x edad" y "actividad física auto-informada x índice de masa corporal (BMI) " también se incluyeron en los modelos preliminares. La concordancia entre las mediciones auto-informadas y las mediciones objetivas de PAEE y VPA se evaluó por medio de la técnica modificada de Bland-Altman. En cada diagrama de puntos de Bland-Altman, el eje x representa las mediciones objetivas de PA y el eje y, la diferencia entre las mediciones obtenidas con los cuestionarios y las mediciones objetivas. El sesgo medio se definió como el promedio de la diferencia entre el PAEE medido objetivamente y medio subjetivamente. También se estableció un sesgo relativo como la proporción entre las mediciones objetivas y subjetivas de PA. Se calculó la correlación de las mediciones objetivas de PA tanto con la diferencia entre la PA objetiva y subjetiva como con el índice de las mediciones objetivas y subjetivas de PA, para obtener los errores proporcionales de estos dos sesgos. Los límites de concordancia se fijaron en dos desviaciones estándar por encima y por debajo del sesgo medio, tal como se describió previamente [29,30].

También se construyó un índice categórico de PAEE a partir de los datos combinados provenientes del HAPAQ. Este índice se basó en cuartiles de gasto de energía (EE) (kj/min) por encima del EE en reposo del siguiente modo: Inactivo (<3,5 kj/min); Moderadamente inactivo (3,5 a 4,5 kj/min); Moderadamente activo (> 4,5 a 6 kj/min); Activo (> 6 kj/min). La actividad física intensa (VPA) se dividió en tres categorías: 0% de tiempo destinado a VPA,> 0%-1,3% de tiempo destinado a VPA y > 1,3% destinado a VPA. La primera categoría consistió en la mitad de los participantes totales. La otra la mitad de los participantes se dividió en dos categorías sobre la base de la mediana de la VPA informada. Estos mismos puntos de corte fueron usados para categorizar las correspondientes mediciones objetivas de PAEE y VPA. La concordancia entre éstos índices de PA y sus correspondientes mediciones objetivas categorizadas fueron evaluadas mediante la Kappa ponderada de Cohen. Los análisis fueron realizados con el software Statistical Analysis System versión 9,1 [31].

RESULTADOS

En el total, 44 hombres y 56 mujeres asistieron a la entrevista que tuvo una duración promedio de 66 minutos. Los hombres eran ligeramente más viejos que las mujeres (edad media 65,7 ± 5,0 versus 63,5 ± 3,9 años) y eran significativamente más activos físicamente según la mediciones objetivas y auto informadas de PAEE total (datos no mostrados). En la Tabla 1 se presenta un resumen por períodos de las características y mediciones de PA de los participantes del estudio. No se observaron diferencias significativas en el porcentaje de tiempo destinado a VPA entre los períodos 1 y 2, independientemente del método de medición. En contraste, el PAEE total medido objetivamente fue significativamente mayor durante el segundo período en comparación con el primero (p <0,0001), mientras que el PAEE auto informado fue significativamente menor (p <0,0001). Con respecto a las mediciones de PA específicas de los diferentes dominios, el PAEE en el trabajo fue significativamente más alto en período 1 que en el período 2. No se observaron otras diferencias estadísticamente significativas en ninguna otra variable entre los dos períodos.


Tabla 1. Características y mediciones de actividad física de los participantes reclutados en el estudio de validación de HAPAQ. * Test t de muestras apareadas utilizados para las variables continuas y test de McNemar para las variables categóricas. BMI: Índice de masa corporal; VPA: Actividad física intensa; PAEE: Gasto de energía de la actividad física; IQR: Rango inercuartil

En la Tabla 2 se presentan los coeficientes de correlación y sesgo de la mediana entre las estimaciones de PAEE provenientes de HAPAQ y las mediciones objetivas de PAEE, luego de combinar los datos de PA de los períodos 1 y 2. Las mediciones objetivas de PAEE total se correlacionaron significativamente con las mediciones provenientes de HAPAQ (r = 0,44, p <0,0001) que no variaron luego de realizar el ajuste para el peso corporal. Esta correlación aumentó (r = 0,48, p <0,0001) luego de efectuar la corrección por el tiempo que no fue explicado por los datos de HAPAQ, llamado PAEEb en la Tabla 2 (es decir se le asignó un valor MET de 1,5) y esto correspondió a un ICC de 0,39 (p <0,0001) que no era estadísticamente significativo antes de la corrección.


Tabla 2. Validez de la encuesta: Mediciones de actividad física derivada de HAPAQ. Correlación de Spearman y coeficiente de correlación intraclase con mediciones objetivas de actividad física y mediana del sesgo de los análisis de concordancia. Las variables fueron transformadas aplicando la función logaritmo (log). * P < 0,05; **P < 0,01; *** P < 0,0001; VPA: Actividad física intensa. a excluyendo los quehaceres domésticos en el cálculo del gasto de energía de la actividad física (PAEE). b Como para a con el tiempo restante designado como actividad leve (MET 1,5).

Con respecto al dominio específico de la actividad física (datos no mostrados), la correlación más alta con el gasto de energía de la actividad física (PAEE) objetivo se observó para el PAEE del trabajo (r = 0,35; p = 0,0003) y la correlación más baja en el PAEE en la casa (r = -0,09; p = 0,34). Dentro de las actividades de la casa, los quehaceres domésticos se correlacionaron negativamente con la medición objetiva de PAEE (r = -0,24; p = 0,01), lo que confirma los resultados de estudios previos de PA [22,23], mientras que las actividades dentro del dominio "hágalo usted mismo” (DIY) y el cultivo del huerto o jardín se correlacionaron positivamente con el PAEE medido objetivamente.

Los sesgos presentados en la Tabla 2 demuestran que, en general, HAPAQ tendió a subestimar el PAEE total (mediana del sesgo -2,80, IQR = 4,24). La subestimación fue mayor en los datos recordados en el período 2 (mediana del sesgo -3,60, IQR = 6,48) en comparación con el período 1 (mediana del sesgo -1,69 , IQR = 3,44). Después de efectuar la corrección para el tiempo no explicado, la subestimación para los datos combinados fue menor (-0,16, IQR = 3,50). Como se observa en la Figura 2, el sesgo medio entre los dos métodos era proporcional al PAEE medido objetivamente. El sesgo relativo también fue significativamente proporcional a la medición objetiva de PAEE (datos no mostrados).

Cuando el PAEE total auto-informado fue estratificado en cuartiles y fue comparado con el PAEE medido objetivamente, se observaron correlaciones significativas (Figura 3). Las Kappas ponderadas fueron modestas tanto para el algoritmo original (0,16; p = 0,001) como para el caso en donde el tiempo restante fue considerado como actividad leve (0,22; p = 0,0008).


Figura 2. Diagramas de puntos de Bland y Altman representando la diferencia entre las mediciones objetivas y las mediciones obtenidas a partir de la encuesta HAPAQ en función de la medición de gasto de energía de la actividad física (PAEE) objetivo. La correlación entre las diferencias y las mediciones objetivas de PAEE se simboliza con “r”.


Figura 3. Distribución de las mediciones objetivas de PAEE según los cuatro niveles del índice HAPAQ PAEE, expresadas en kJ·min-1;. Los datos se presentan en forma de Medianas y rangos intercuartiles.

Con respecto a tiempo destinado a VPA, las estimaciones derivadas de la HAPAQ se correlacionaron significativamente con las mediciones objetivas (r = 0,40, p <0,0001; ICC = 0,24, p = 0,008) (Tabla 2). HAPAQ tendió a subestimar VPA (sesgo de la mediana -0,26, IQR = 1,59). La subestimación fue muy similar para el período 1 (sesgo de la mediana -0,21 , IQR = 0,97) y período 2 (-0,16, IQR = 1,99). En la Figura 4, los diagramas de puntos de Bland y Altman demuestran que el sesgo medio entre el valor de VPA auto-informado y el medido objetivamente es proporcional al valor de VPA medido objetivamente, sin embargo, el sesgo relativo no presentó el mismo error significativamente proporcional (datos no mostrados). En la Figura 5 se presenta la distribución de la actividad física intensa (VPA) medida objetivamente en las categorías de VPA auto-informadas y la correlación entre estas mediciones. La Kappa ponderada entre la PA auto-informada categorizada y la medición objetiva categorizada correspondiente era muy modesta (0,13; p = 0,009).


Figura 4. Diagramas de puntos de Bland y Altman mostrando las diferencias entre las mediciones objetivas y las mediciones obtenidas a través de la encuesta HAPAQ del tiempo porcentual destinado a VPA versus las mediciones objetivas de VPA. La correlación entre las diferencias y las mediciones objetivas de VPA se denominó “r”.


Figura 5. Distribución de mediciones objetivas del porcentaje de tiempo destinado a la actividad física intensa (VPA) en los tres niveles de VPA utilizando HAPAQ. Los datos se expresan como medianas y rangos intercuartiles.

DISCUSION

Para nuestro conocimiento, este estudio es el primero en validar una encuesta de historial de PA auto-informada de 15 años contra mediciones objetivas repetidas de PAEE obtenidas en los mismos individuos en el pasado. Nuestros resultados sugieren que las estimaciones derivadas del cuestionario de PA tienen una validez convergente aceptable con las mediciones objetivas de PA de los mismos períodos de tiempo. Por consiguiente, la encuesta HAPAQ puede ser utilizada para categorizar con precisión a los individuos de acuerdo a su nivel de actividad física en el pasado.

Se observaron correlaciones regulares entre las mediciones objetivas y las auto-informadas del tiempo destinado a VPA y el PAEE total Estas correlaciones son comparables con las obtenidas en estudios previos de cuestionarios de historial de PA, donde se informaron correlaciones de 0,09 a 0,5 [7-11], aunque a diferencia de nuestro trabajo, estos estudios compararon los datos del cuestionario con otras mediciones subjetivas de PA. Los resultados de validez convergentes también son similares a los informados en una reciente revisión de trabajos previos que estudiaron la validez la PA auto-informada versus la medición objetiva del agua doblemente marcada [32]. Sin embargo, ninguno de los cuestionarios empleados en esta revisión cuantificó la PA durante un período de tiempo superior a un año y por consiguiente no puede ser considerado histórico.

Se observaron correlaciones fuertes entre las mediciones objetivas y auto-informadas de PA cuando se compararon los promedios de los dos períodos de tiempo. Al estudiar los períodos 1 y 2 separadamente, estas correlaciones siguieron siendo significativas y eran comparables con las informadas en los cuestionarios previos sobre PA con períodos de recordatorio más cortos [32]. Las correlaciones entre las mediciones de PA auto-informadas y las mediciones objetivas de PA fueron confirmadas cuando los datos auto informados fueron categorizados, lo que aporta un apoyo adicional a la capacidad de estos cuestionarios de categorizar de manera confiable a los individuos según su PAEE total y tiempo destinado a actividades físicas intensas (VPA).

Los análisis de concordancia demuestran que el HAPAQ global tendió a subestimar la PA. El tiempo diario explicado por los datos del cuestionario fue, en promedio, 5,6 (+/-2,2) horas para el período 1 y 6,2 (+/-2,0) horas para el período 2, lo que ciertamente ayudaría a explicar esta subestimación. Sin embargo, aunque HAPAQ parece subestimar la VPA en los individuos más activos, tal como se ha demostrado en la Figura 4, el HAPAQ podría estimar con precisión el tiempo destinado a realizar VPA en individuos que realizaron una actividad intensa muy pequeña. Esta diferencia puede explicarse ya sea porque los individuos activos informaron menos VPA o porque la encuesta no tuvo la suficiente sensibilidad para detectar la VPA.

Al estimar PAEE total, la encuesta HAPAQ subestimó el PAEE en los individuos más activos (Figura 2). Sin embargo, en los individuos con un estilo de vida sedentario, el cuestionario sobrestimó el PAEE total, particularmente cuando se realizó el ajuste del tiempo no explicado por HAPAQ. Considerando esto, HAPAQ puede tener una tendencia a subestimar las asociaciones entre enfermedad y un estilo de vida activo, mientras que cualquier asociación positiva identificada usando el cuestionario probablemente sea válida. Dado que el recuerdo de PA liviana utilizando cuestionarios ha sido previamente señalado como problemático [21], posiblemente debido a la naturaleza desestructurada y rutinaria en la cual se realizan estas actividades, esto podría ayudar a explicar la sobrestimación de PAEE en los participantes sedentarios. Los individuos inactivos pueden sentirse obligados a sobrestimar su nivel de PA, espacialmente en vista de la creciente campaña de salud pública realizada para destacar los beneficios de la actividad física para la salud y promover un estilo de vida activo. Las limitaciones en la recolección del PAEE total subjetivo provenientes de un escaso recuerdo de las actividades de intensidad liviana, probablemente sean inherentes a las encuestas de historial, particularmente cuando una proporción regular de actividades diarias totales son sedentarias [33,34]. Sin embargo, la recolección de tales datos es indispensable ya que se han establecido asociaciones con muchas enfermedades crónicas prevalecientes en la sociedad moderna. En la actualidad, las encuestas de historial de PA ofrecen la opción más factible y aceptable para esta medición.

Aunque la imprecisión de los datos obtenidos por la encuesta pueden explicar la sobreestimación o subestimación aparente de HAPAQ, la inexactitud potencial de las mediciones de PA objetivas podría aportar una explicación alternativa. La estimación de la PA habitual de un individuo a partir de dos períodos de 4 días puede arrojar una clasificación errónea de los individuos con respecto a su nivel de PA, dependiendo de las actividades realizadas en esos 4 días.

Una reciente revisión de la literatura reveló que aunque se ha comprobado la validez de los cuestionarios existentes de PA contra las mediciones objetivas de PA, la mayoría de las encuestas involucra el recuerdo a corto plazo de datos de PA, y ninguno de los datos de PA recolectados tiene una duración superior a año atrás [32]. DuBose et al informaron el otro estudio que analizó la validez de una encuesta verdaderamente histórica contra mediciones objetivas, utilizando los datos obtenidos con un acelerómetro. Sin embargo, el lapso de tiempo entre la recolección de las mediciones de PA objetivas y las auto informadas fue solo 3-5 años y la población del estudio se restringió a mujeres [12]. Los autores informaron una correlación de r = 0,29 entre las estimaciones de PA objetivas y las auto informadas, valor que es más bajo que el encontrado en el estudio presente. Además, los resultados sobre la validez del tiempo destinado a VPA no estaban disponibles. Aunque muchos estudios previos de validación de encuestas solo se aplicaban al sexo femenino, nuestro estudio se aplica a ambos géneros [5, 6, 11, 12].

El HAPAQ fue diseñado para permitir la aplicación de técnicas para perfeccionar una precisa recolección de datos. Todas las preguntas en el HAPAQ se caracterizaron por ser cerradas y simples para minimizar la ambigüedad [24]. La encuesta se estructuró en dominios de PA, ya que se sabe que la memoria a largo plazo ubica la actividad física (PA) dentro del contexto en que fue realizada [35]. Dado que la duración de la actividad tiende a ser más difícil de recordar [36], los datos se recolectaron de una manera desagregada, de modo que primero se preguntó a los participantes sobre el tipo de actividad, luego la frecuencia y finalmente la duración. Para facilitar el recuerdo y ayudar a orientar a los participantes, se construyó un calendario de vida y se lo consultó repetidamente durante la entrevista. También se colocaron apuntes de memoria temporales a lo largo de la encuesta [37].

Al interpretar los resultados de este estudio, debemos considerar varias limitaciones. La generalización de nuestros resultados a diferentes poblaciones de estudio puede ser cuestionada al utilizar HAPAQ en futuros estudios. Los factores para considerar incluyen las diferencias entre los participantes y no-participantes y la distribución de edad de la población del estudio, aunque dicho grupo etario sería apropiado para estudiar la asociación de la enfermedad con la PA para muchas condiciones importantes que se presentan a edad avanzada. Aunque el cuestionario relevó los datos de PA de toda la vida adulta, nosotros sólo podemos validar los datos de 15 años atrás debido al momento en que se realizaron las mediciones objetivas de PA. Sin embargo, a lo largo de toda la encuesta se usaron los mismos métodos de recolección de datos Por consiguiente, teniendo en cuenta la validez de datos durante los últimos 15 años, ésta podría ser una herramienta apropiada para estimar la PA en períodos de tiempo que se extienden mas allá de 15 años en el pasado. Se piensa que nuestro método de referencia (es decir monitoreo de HR calibrado individualmente) es menos exacto para estimar el gasto de energía para las actividades de intensidad baja [38]. Los protocolos de calibración de monitoreo de HR fueron diferentes entre los períodos 1 y 2, lo que dificulta la comparación de las mediciones absolutas de PAEE de estos dos períodos. Sin embargo, como la heterogeneidad de la correlación por período de tiempo no fue significativa, es posible dudar que los diferentes protocolos afectaran la clasificación jerárquica de individuos según el PAEE medido objetivamente. Por consiguiente, es probable que las asociaciones significativas entre las variables medidas objetivamente y las autoinformadas sean verdaderas. Nosotros comparamos estimaciones subjetivas del PAEE a lo largo de dos períodos de 5 años con mediciones objetivas de PAEE obtenidas a partir de dos períodos de sólo cuatro días. Aunque esto reduce la exactitud temporal de estas comparaciones, el recuerdo detallado de un determinado período de tiempo de 15 años atrás es poco realista y no puede ser representativo de la PA habitual. De manera contraria, las mediciones objetivas de PA a lo largo de un período de tiempo considerablemente más largo serían impracticables. La combinación de los datos de los dos períodos, como se hizo en este estudio, aporta algún ajuste para el inevitable error de medición al cuantificar un parámetro con una elevada varianza intra-sujeto. Se cree que un promedio de 8 días de mediciones objetivas de PA tomadas en un período de 5 años sería más representativo de la PA habitual realizada durante un período de 10 años, y este razonamiento está sustentado por trabajos previos [39,40].

Nosotros reconocemos las limitaciones que puede tener una encuesta de PA de 66 minutos. Sin embargo, este estudio demuestra la viabilidad de entrevistar a 100 individuos en un período de 3 meses. Recibimos una opinión positiva de los participantes con respecto a la experiencia de la entrevista. Además, la encuesta HAPAQ solo debe ser entregada una vez para recolectar los datos de PA durante la madurez, y no exige realizar diferentes visitas, tal como lo requieren otras encuestas. Sin embargo, nosotros reconocemos que un compromiso de tiempo como éste, puede hacer que ciertos individuos no participen (por ejemplo, individuos que poseen empleo de tiempo completo). Finalmente, es necesario determinar la confiabilidad test-re-test de la encuesta HAPAQ.

Conclusiones

Éste es el primer estudio que demuestra la validez de la PA auto-informada retrospectivamente realizada hasta hace 15 años atrás versus el PAEE medido objetivamente en el mismo período de tiempo. La consistencia de los resultados de nuestros análisis de los dos períodos de tiempo sugiere que la encuesta HAPAQ es una herramienta útil para medir el PAEE retrospectivamente en los adultos británicos. Las correlaciones observadas sugieren que HAPAQ pueda clasificar a los individuos con precisión dentro en las cohortes según su PAEE total y tiempo destinado a VPA. Esto es importante para explorar las asociaciones entre PAEE y las enfermedades crónicas que tienen períodos de latencia largos.

Material Adicional

El archivo adicional 1: Cuestionario de HAPAQ. Muestra del cuestionario HAPAQ.

Abreviaturas

BMI: (Índice de masa corporal); DIY: (Hágalo usted); EE: (Gasto de energía); ICC: ( Coeficiente de correlación intraclase); IQR: (Rango intercuartil); HAPAQ: (Cuestionario de historial de actividad física en la edad adulta); HR: (Frecuencia cardíaca); MET: (Equivalente metabólico de tarea); MRC: (Consejo de Investigación médica); PA: (Actividad física); PAEE: (Gasto de energía de la actividad física); VPA: (Actividad física intensa).

Agradecimientos

Este trabajo fue financiado por el Consejo de Investigación Médica. Deseamos agradecer al Dr. Paul Roberts y a Chrissie May-Hall del Equipo de Epidemiología de Campo y a Julie Leclert y Susie Hennings por su ayuda operacional y de logística.

Contribuciones de los Autores

Confección de Revisión/Borrador del manuscrito por su importante contenido intelectual: todos los autores. Aprobación final del manuscrito: todos los autores. †Los autores contribuyeron de manera similar.

Intereses de Competencia

Los autores declaran que no poseen intereses de competencia.

Referencias

1. Haskell WL, Lee IM, Pate RR, et al (2007). Physical activity and public health: updated recommendation for adults from the American College of Sports Medicine and the American Heart Association. Circulation, 116:1081-1093

2. Manson JE, Rimm EB, Stampfer MJ, et al (1991). Physical activity and incidence of non-insulin-dependent diabetes mellitus in women. Lancet, 338:774-778

3. Cooper C, Westlake S, Harvey N, Javaid K, Dennison E, Hanson M (2006). Review: developmental origins of osteoporotic fracture. Osteoporos Int, 17:337-347

4. Friedenreich CM, Rohan TE (1995). A review of physical activity and breast cancer. Epidemiology, 6:311-317

5. Friedenreich CM, Courneya KS, Bryant HE (1998). The lifetime total physical activity questionnaire: development and reliability. Med Sci Sports Exerc, 30:266-274

6. Chasan-Taber L, Erickson JB, McBride JW, Nasca PC, Chasan-Taber S, Freedson PS (2002). Reproducibility of a self-administered lifetime physical activity questionnaire among female college alumnae. Am J Epidemiol, 155:282-289

7. Blair SN, Dowda M, Pate RR, et al (1991). Reliability of long-term recall of participation in physical activity by middle-aged men and women. Am J Epidemiol, 133:266-275

8. Lee MM, Whittemore AS, Lung DL (1992). Reliability of recalled physical activity, cigarette smoking, and alcohol consumption. Ann Epidemiol, 2:705-714

9. Falkner KL, Trevisan M, McCann SE (1999). Reliability of recall of physical activity in the distant past. Am J Epidemiol, 150:195-205

10. Kriska AM, Sandler RB, Cauley JA, LaPorte RE, Hom DL, Pambianco G (1988). The assessment of historical physical activity and its relation to adult bone parameters. Am J Epidemiol, 127:1053-1063

11. Winters-Hart CS, Brach JS, Storti KL, Trauth JM, Kriska AM (2004). Validity of a questionnaire to assess historical physical activity in older women. Med Sci Sports Exerc, 36:2082-2087

12. DuBose KD, Edwards S, Ainsworth BE, Reis JP, Slattery ML (2007). Validation of a historical physical activity questionnaire in middle-aged women. J Phys Act Health, 4:343-355

13. Wareham NJ, Hennings SJ, Prentice AM, Day NE (1997). Feasibility of heart-rate monitoring to estimate total level and pattern of energy expenditure in a population-based epidemiological study: the Ely Young Cohort Feasibility Study 1994-5. Br J Nutr, 78:889-900

14. Wareham NJ, Byrne CD, Williams R, Day NE, Hales CN (1999). Fasting proinsulin concentrations predict the development of type 2 diabetes. Diabetes Care, 22:262-270

15. Wareham NJ, Wong MY, Day NE (2000). Glucose intolerance and physical inactivity: the relative importance of low habitual energy expenditure and cardiorespiratory fitness. Am J Epidemiol, 152:132-139

16. Ekelund U, Franks PW, Sharp S, Brage S, Wareham NJ (2007). Increase in physical activity energy expenditure is associated with reduced metabolic risk independent of change in fatness and fitness. Diabetes Care, 30:2101-2106

17. Spurr GB, Prentice AM, Murgatroyd PR, Goldberg GR, Reina JC, Christman NT (1988). Energy expenditure from minute-by-minute heart-rate recording: comparison with indirect calorimetry. Am J Clin Nutr, 48:552-559

18. Ceesay SM, Prentice AM, Day KC, et al (1989). The use of heart rate monitoring in the estimation of energy expenditure: a validation study using indirect whole-body calorimetry. Br J Nutr, 61:175-186

19. Assah FK, Brage S, Ekelund U, Wareham NJ (2008). The association of intensity and overall level of physical activity energy expenditure with a marker of insulin resistance. Diabetologia, 51:1399-1407

20. Taylor HL, Jacobs DR Jr, Schucker B, Knudsen J, Leon AS, DeBacker G (1978). A questionnaire for the assessment of leisure time physical activities. J Chronic Dis, 31:741-755

21. Richardson MT, Leon AS, Jacobs DR Jr, Ainsworth BE, Serfass R (1994). Comprehensive evaluation of the Minnesota Leisure Time Physical Activity Questionnaire. J Clin Epidemiol, 47:271-281

22. Wareham NJ, Jakes RW, Rennie KL, et al (2003). Validity and repeatability of a simple index derived from the short physical activity questionnaire used in the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC) study. Public Health Nutr, 6:407-413

23. Wareham NJ, Jakes RW, Rennie KL, Mitchell J, Hennings S, Day NE (2002). Validity and repeatability of the EPIC-Norfolk Physical Activity Questionnaire. Int J Epidemiol, 31:168-174

24. Durante R, Ainsworth BE (1996). The recall of physical activity: using a cognitive model of the question-answering process. Med Sci Sports Exerc, 28:1282-1291

25. Ainsworth BE, Haskell WL, Whitt MC, et al (2006). Compendium of physical activities: an update of activity codes and MET intensities. Med Sci Sports Exerc, 32:S498-S504

26. Ainsworth BE, Haskell WL, Leon AS, et al (1993). Compendium of physical activities: classification of energy costs of human physical activities. Med Sci Sports Exerc, 25:71-80

27. Consolazio C, Johnson R, Pecora L (1963). Physiological measurements of metabolic functions in man. New York, NY: McGraw Hill

28. van den Berg JF, Van Rooij FJ, Vos H, et al (2008). Disagreement between subjective and actigraphic measures of sleep duration in a populationbased study of elderly persons. J Sleep Res, 17:295-302

29. Bland JM, Altman DG (1999). Measuring agreement in method comparison studies. Stat Methods Med Res, 8:135-160

30. Bland JM, Altman DG (1986). Statistical methods for assessing agreement between two methods of clinical measurement. Lancet, 1:307-310

31. SAS Institute Inc (2004). AS System for Windows, proprietary software release 9,1, Cary, NC. SAS Institute Inc

32. Neilson HK, Robson PJ, Friedenreich CM, Csizmadi I (2008). Estimating activity energy expenditure: how valid are physical activity questionnaires?. Am J Clin Nutr, 87:279-291

33. Matthews CE, Chen KY, Freedson PS, et al (2008). Amount of time spent in sedentary behaviors in the United States, 2003-2004. Am J Epidemiol, 167:875-881

34. Troiano RP, Berrigan D, Dodd KW, Masse LC, Tilert T, McDowell M (2008). Physical activity in the United States measured by accelerometer. Med Sci Sports Exerc, 40:181-188

35. Baranowski T, Domel SB (1994). A cognitive model of children’s reporting of food intake. Am J Clin Nutr, 59:212S-217S

36. Jobe JB, Mingay DJ (1989). Cognitive research improves questionnaires. Am J Public Health, 79:1053-1055

37. Friedenreich CM (1994). Improving long-term recall in epidemiologic studies. Epidemiology, 5:1-4

38. Freedson PS, Miller K (2000). Objective monitoring of physical activity using motion sensors and heart rate. Res Q Exerc Sport, 71:S21-S29

39. Wareham NJ, Franks PW, Harding AH (2002). Establishing the role of geneenvironment interactions in the etiology of type 2 diabetes. Endocrinol Metab Clin North Am, 31:553-566

40. Matthews CE, Hebert JR, Freedson PS, et al (2001). Sources of variance in daily physical activity levels in the seasonal variation of blood cholesterol study. Am J Epidemiol, 153:987-995

Cita Original

Hervé Besson, Ceryl A Harwood, Ulf Ekelund, Francis M Finucane, Christopher J McDermott, Pamela J Shaw, Nicholas J Wareham. Validation of the historical adulthood physical activity questionnaire (HAPAQ) against objective measurements of physical activity. International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity, 7: 54: 2010.

Cita en Rev Edu Fís

Hervé Besson, Ceryl A Harwood, Ulf Ekelund, Francis M Finucane, Christopher J McDermott, Pamela J Shaw y Nicholas J Wareham (2014). Validación de la Encuesta de Historial de Actividad Física en la Edad Adulta (HAPAQ) con Mediciones Objetivas de la Actividad Física. Rev Edu Fís. 30 (1).
https://g-se.com/validacion-de-la-encuesta-de-historial-de-actividad-fisica-en-la-edad-adulta-hapaq-con-mediciones-objetivas-de-la-actividad-fisica-1350-sa-d57cfb27201b1b

COMPARTIR