Dar años a la vida o vida a los años…

Dar años a la vida o vida a los años…

En los procesos terapéuticos de las enfermedades cardiovasculares, como en cualquier otra enfermedad, la misión del equipo de salud, se centra en prolongar la vida…, sin duda una misión importante y loable desde los diferentes puntos de vista que se quiera mirar.

Sin embargo, concentrar todos los esfuerzos en prolongar la vida como único objetivo central, puede en muchos casos ser un esfuerzo sin sentido, o al menos insuficiente.

La enfermedad coronaria, junto con los accidentes cerebrovasculares, constituyen en su conjunto, la principal causa de muerte en la mayoría de los países del mundo, esta información, actualmente, es conocida por la población no solo por la presencia de información médica en revistas de interés general o en periódicos que cuentan con secciones dedicadas a la salud, sino por la gran cantidad de información que pueden obtener fácilmente por medio de Internet…

Esta plétora de información sin control de calidad y sin el conocimiento apropiado, pueden generar creencias erróneas, temores infundados y estados que comprometan la calidad de vida, aun en pacientes que han sido correctamente tratados.

Hoy en día, los avances en materia de medicamentos cardiovasculares y procedimientos terapéuticos como los stent y by pass con cirugías cada vez menos invasivas han hecho que la mayoría de los pacientes cardiovasculares puedan volver a tener una vida plena y activa, sin embargo en algunos pacientes, los prejuicios o la visión de lo que era en el pasado ser un “enfermo cardíaco” puede deteriorar su calidad de vida y limitarlo aun cuando su tratamiento cardiovascular haya sido cardiológicamente exitoso.

Por otra parte, este aspecto de la medicina, como comente anteriormente, no es en general el que más recursos utilice.

La calidad de vida de un individuo, es definida por la Organización Mundial de la Salud como “La capacidad de una persona, para desempeñar adecuadamente y con autosatisfacción, su rol, a nivel personal, familiar, laboral y social” pero cuando esto se lo relaciona con la calidad de vida referida a la salud, entonces la definición se transforma en “Una compleja construcción multifactorial, que comprende factores fisiológicos, psicológicos, emocionales y sociales y la repercusión que la enfermedad, su tratamiento o las secuelas producen en cada uno de estos aspectos…”

Es en este contexto, en donde la rehabilitación cardiovascular puede actuar con gran efectividad mejorando la calidad de vida en los pacientes que la practican, naturalmente que no es el único efecto demostrado de la rehabilitación cardiovascular, pero sin duda que es uno de los más conocidos y a veces denostado como menor, por quienes tienen un criterio acotado, solo biológico de las enfermedades y los efectos de los tratamientos, pero sin embargo, suele ser el más valorado por el paciente y su entorno…

Nuestro grupo de la Sala de RHCV del Hospital Interzonal de Agudos y Crónicos San Juan de Dios de La Plata y el Centro privado de RHCV “Asistencia Cardiológica Integral” de la misma ciudad, presentó en el año 2004 en el Congreso Argentino de Cardiología de la Federación Argentina de Cardiología un pequeño trabajo que nos permitió comparar la calidad de vida de pacientes coronarios, con similar número de lesiones coronarias, infartos y tratamientos, diferenciados solo si se encontraban en RHCV o no.

Debo destacar que los pacientes que no estaban en plan de RHCV, no habían sido derivados por causas no médicas.

Fueron 138 pacientes, de ambos sexos, con una edad promedio de 62,3 años, 113 se encontraban en RHCV (grupo intervención) y 19 no, (grupo control).

Se utilizo el Test de Calidad de Vida de Velazco - Del Barrio, test auto administrado, específico para evaluar la calidad de vida de pacientes cardiovasculares que evalúa nueve sub escalas ( 1)Percepción de salud, 2) Descanso-sueño, 3) Comportamiento emocional, 4)Percepción de futuro, 5) Movilidad, 6) Relaciones sociales, 7) Comportamiento de alerta, 8) Comunicación y 9) Tiempo de ocio-trabajo), en total son cuarenta preguntas, con cinco opciones de respuesta, el menor puntaje representa una mejor calidad de vida…

Todos los pacientes del grupo intervención mostraron una menor puntuación que el grupo control, en el total del test: GI: 68,99 ± 14.87 GC: 96,68 ± 27.85 (P 0.000) y en cada una de las nueve sub escalas del test (todas con significación estadística).

La conclusión fue que todos los pacientes en plan de RHCV mostraron una mejor Calidad de Vida en el total de la evaluación, como en cada una de las nueve sub escalas estudiadas, en relación a aquellos pacientes que no estaban tratados con RHCV.

Como hacía falta un mayor número de pacientes para confirmar estos datos, unos años después, ampliamos este estudio con pacientes de Centros de RHCV de las Ciudades de Corrientes y Tucumán.

Este nuevo estudio multicéntico, fue presentado en el Congreso Mundial de Cardiología del año 2008 e incluyo 256 pacientes coronarios, 144 en Plan de RHCV y 108 sin RHCV y los resultados se replicaron mostrando una diferencia estadísticamente significativa a favor de quienes se encontraban en RHCV en todas y en cada una de las nueve sub escalas evaluadas…

La RHCV, disminuye la mortalidad y la morbilidad, controla los factores de riesgo coronario en su conjunto, como ningún medicamento lo hace y mejora lo que más valoran los pacientes… la Calidad de sus Vidas, dándoles años a la vida y vida a esos años demostrando que ambas cosas son importantes y posibles…

Dr. Alejandro M. Gómez Monroy

Especialista Consultor en Cardiología

Ex. Presidente del Comité de Cardiología del Ejercicio FAC

Ex. Jefe del área de RHCV del HIEA y C. San Juan de Dios de La Plata

Director medico de los Institutos de Prevención y Rehabilitación Cardiovascular “Asistencia Cardiológico Integral” La Plata y City Bell. www.cardioactivo.com.ar

COMPARTIR