El Entrenamiento de Fuerza en Natación

Es posible que sea uno de los deportes donde precisamente, el trabajo de fuerza, suponga menos “alergia”, digo esto porque es bien sabido por todos la negativa de muchos atletas de deportes de resistencia, a incluir el trabajo de fuerza como parte de su preparación. ¿Razones? Existen excesivos mitos basados únicamente en conocimientos empíricos y una falta de individualización a la hora de plantear ese trabajo, no todo vale. Un uso inadecuado de este trabajo traerá reflexiones erróneas respecto al mismo, correlacionando su trabajo con un bajo rendimiento, sensación de pesadez o incluso la escusa perfecta para justificar una lesión. Es totalmente erróneo.

La evidencia científica que actualmente existe publicada corrobora esto que afirmo, el trabajo de fuerza es necesario como parte de la preparación de nuestros deportistas, habría que delimitar su relevancia en base a las especialidades y distancias en cada deporte pero lo que está más que claro es su beneficio. Por tanto siendo el motivo de esta entrada el trabajo de fuerza en natación, también en este deporte será determinante.


Figura1. Posiblemente a Mireia Belmonte y a su entrenador, Fred Vergnoux, no se plantean el no entrenar la fuerza en su preparación. (fotografía recogida en google)

ASPECTOS GENERALES Y EVIDENCIAS.

Según Sánchez Medina (2014) algunos de estos mitos serían:

  • El entrenamiento de fuerza “te hace lento”.
  • Entrenar la fuerza sólo es necesario en los deportes con altas necesidades de fuerza.
  • La fuerza máxima sólo se puede mejorar con el empleo de altas cargas.
  • La fuerza explosiva se mejora entrenando con cargas ligeras a alta velocidad.
  • Los niños no deben hacer entrenamiento de fuerza, ya que éste impide o dificulta su normal crecimiento.
  • El entrenamiento de fuerza es opuesto al de potencia.
  • La fuerza explosiva es lo mismo que la potencia.
  • Es necesario entrenar hasta el fallo muscular para lograr mayores y/o mejores adaptaciones.
  • Hay que ejecutar lentamente para activar más la musculatura.
  • Hay que “transferir” la fuerza ganada en el gimnasio realizando enseguida otro ejercicio específico.

El entrenamiento de fuerza es mucho más que únicamente el desarrollo sin límites de la masa muscular y que ha sido tan usado por el fisicoculturismo o “body building”. El culturista no tiene que nadar ni siquiera levantar pesos el día de la competición; “sólo” posar y mostrarse. El modelo de entrenamiento del culturismo ha tenido, y sigue teniendo, una influencia en el entrenamiento clásico de fuerza demasiado arraigado por desgracia. Esto es un error ya que casi ningún deportista debería entrenar así nunca. Entrenar con el único propósito de desarrollar al máximo la musculatura “es relativamente” sencillo. Lo realmente complicado es conseguir el desarrollo óptimo de la fuerza necesaria para cada especialidad y nadador de forma integrada con el resto de la preparación (técnica, táctica, psicológica, etc.)

La filosofía del cuánto más, mejor y del no pain, no gain” ha perjudicado al entrenamiento de fuerza racional y bien planificado por parte del entrenador formado, cualificado y responsable de lo que hace en cada sesión con sus deportistas, por tanto aquel que ha sido formado basándose en el llamado, por mi parte, “Entrenamiento Científico”, es decir, aquel profesional que ha basado su formación en los hallazgos de las investigaciones más relevantes y recientes en el campo de la fisiología del ejercicio, la biomecánica y el entrenamiento deportivo, desde una perspectiva de aplicación práctica real.

Algunas de las publicaciones, más significativas, que evidencia el uso y aplicación del trabajo de la fuerza en general son:

STRENGTH TRAINING FOR ENDURANCE PERFORMANCE 1 PER AAGARD & TRULS RAASTAD ENDURANCE TRAINING (ÍÑIGO MÚJICA)

El entrenamiento combinado de resistencia y fuerza puede incrementar el rendimiento de la primera más allá del de entrenamiento aislado de resistencia (Hoff et al.,1999; 2002; Støren et al., 2008; Rønnestad et al., 2011; Losnegard et al., 2011; Aagaard et al., 2011). Mejora el rendimiento de la mayoría de gestos y técnicas deportivas. (Van Muijen et al 1992; Hoff y Almasbakk, 1995; Newton et al, 1999) ¿Cómo influye dicho trabajo sobre la resistencia? mejora el rendimiento de la resistencia de corta duración (rcd) y resistencia de larga duración (rld) en los siguientes factores:

  • Mejora de la economía del ejercicio (rcd y rld).
  • Mejora la capacidad anaeróbica (rcd).
  • Reduce o retrasa la fatiga (rcd y rld).
  • Mejora la velocidad máxima.


Figura 2. La importancia de la salida en las pruebas de más corta distancia tiene una especial relevancia, ¿tiene correlación la fuerza registrada en dicha salida con la que se realiza en una evaluación como por ejemplo un CMJ? http://www.ugr.es/~swimsci/SwimmingScience/page4/page16/page59/files/AETN_05_Salidas.pdf (fotografía recogida en google)

Pallarés e Izquierdo (2011) también evidencian sus beneficios, centrándose en el Concurrent Training demostrando también mejoras de:

  • La eficiencia y de la economía por tanto mismo coste energético (VO2) para una mayor producción de trabajo (potencia y velocidad de nado).
  • Aumentos en la brazada por mejoras en la fuerza aplicada.
  • Misma fuerza aplicada con menor masa muscular.
  • Reducción de la frecuencia de ciclo para una misma velocidad - produce un aumento de la fase de recuperación entre ciclos.
  • Mejoras del rendimiento máximo sin cambios en el VO2max.

Prevención de lesiones.(Heidt et al, 2000; Askling et al 2003; Olsen et al, 2005). Aquí es complicado encontrar consenso y me gustaría dejar esta afirmación por tanto “entre paréntesis” no hay ningún estudio científico que haya demostrado la relación directa y causal de un entrenamiento de fuerza con una menor incidencia lesional en atletas de deportes de resistencia, si la hay por sobreuso o por sobre-entrenamiento, asociado a la fatiga física como mental como por ejemplo en atletismo y triatlón http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20145559http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20145559 de ahí la relevancia de lo antes mencionado en lo referente a la mejora del rendimiento ya que al no deber excedernos en la exposición o volumen (mayor riesgo de sobreuso, sobre-entrenamiento) de trabajo el trabajo de fuerza nos ayudaría a “compensar” esta ausencia y reduciéndose de manera indirecta el riesgo de lesión, ¿es eso correlacionar con que el trabajo de fuerza previene las lesiones? En parte sí pero no de forma directa y taxativa.

Conocer el mecanismo de lesión, entender el fenómeno lesional me va a permitir el poder seleccionar y diseñar programas preventivos eficientes y eficaces, el hacerlo a modo de recetas no sólo no me servirá para nada sino que el riesgo de lesión seguirá presente. Uno de los estudios más interesantes al respecto es el de http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1941297/ se evaluaron 15 deportes de los más practicados en la sociedad actual (fútbol, balonmano, baloncesto...) durante 16 años y donde se sacaron conclusiones muy interesantes. La primera que querría destacar es la del tiempo de "exposición", como es lógico a mayores horas mayor riesgo de lesión pero es curioso como hay datos que además demuestran que esas horas siempre se daban en competición. Observar también la poca diferencia significativa entre los distintos niveles de rendimiento entre mismos deportes sin eximirme de la lesión el estar en primera o segunda o tercera (12,36 lesiones cada 1000 h de exposición frente a las 15,47)



Figura 3. Dennis J. Caine, ‎Peter Harmer, ‎Melissa Schiff. Epidemiology of collegiate injuries for 15 sports: summary and recommendations for injury prevention initiatives.Journal of Athletic Training,2007 Apr-Jun; 42(2): 311–319.

El hombro es posiblemente unos de los más afectados en los nadadores siendo el síndrome subacromial(Ostor et al 2005) el más repetido, siendo este como bien sabemos una alteración en la estabilidadde la articulación glenohumeral y una posible disfunción escapular, que a su vez provocará daños estructurales en los tejidos del espacio subacromial, si hay una alteración postural (síndrome cruzado de Janda) sumado a un sobreuso (altos volúmenes, progresiones erróneas de cargas) de ésta articulación, provocará los problemas antes mencionados y la necesidad de parar y recuperar si o si. El trabajo complementario y preventivo tiene un papel fundamental (en mi opinión) y crucial en los nadadores, más aun si han tenido este tipo de problemas con anterioridad. Es por ello que el trabajo complementario que prescribamos debe ser reflexionado desde más allá del “ejercicio x” en si sino desde el a necesidad del plano del gesto específico al nadar y la ya saturación del tipo de movimiento: empuje vs tracción. Si bien es relevante el primero creo vital el uso del segundo por encima de éste, por lo anteriormente citado, el uso excesivo tanto en la acción específica como en el día a día para ese nadador y las posibles alteraciones posturales que provocará.


Figura 4. Hay un exceso de trabajo de empuje en los nadadores, ya sea por la acción específica (a excepción del estilo a espalda) o por la prescripción del trabajo en seco de movimientos de ese tipo (ejemplo: press de banca) (fotografía recogida en google)

Si atendemos a lo publicado por Julio Tous ¿es probablemente la fuerza la única cualidad física básica? me temo que su pregunta es irónica….según él ES LA ÚNICA, también lo creen otros investigadores y referentes del entrenamiento de fuerza como Juan José González Badillo.


CONCEPTO

Desde el punto de vista de la fisiología, la fuerza es la capacidad de producir tensión que tiene el músculo al activarse (contraerse). Esta tensión muscular se aplica, normalmente, con la intención de superar una carga o resistencia (ya sea ésta externa, o sea el propio cuerpo o parte de éste). Concepto de Fuerza: Desde una perspectiva estrictamente física (mecánica) la fuerza (F) es toda causa capaz de modificar el estado de reposo o movimiento de un cuerpo, así como de deformar los cuerpos, bien por presión o por estiramiento. Definida como el producto de la masa (m) por la aceleración (a) F = m · a.

Durante la actividad física y el deporte existen dos fuerzas en constante interacción:

  • Fuerzas internas: generadas por el músculo.
  • Fuerzas externas: generadas por el peso a vencer, la resistencia al desplazamiento (inercia) y el movimiento de los cuerpos.

De la interacción entre las fuerzas internas y externas surge la fuerza aplicada, es decir la fuerza en el deporte, siendo el resultado de la acción muscular sobre las fuerzas externas (es la única fuerza que podemos medir). La fuerza que se puede desarrollar depende de la compleja interacción de varios factores: nerviosos, energéticos / metabólicos, físicos / estructurales /biomecánicos. Las ganancias de fuerza se atribuyen a adaptaciones específicas tanto del sistema nervioso como del sistema músculo-esquelético, siendo esto posible gracias a la enorme plasticidad que caracteriza al sistema neuromuscular humano.

Según Sánchez Medina (2014) la capacidad de producir tensión que tiene el músculo al activarse depende de una serie de factores, como son:

  • El número de puentes cruzados de miosina que pueden interactuar con los filamentos de actina.
  • El número de sarcómeros en paralelo.
  • La tensión específica o fuerza que una fibra muscular puede ejercer por unidad de sección transversal.
  • La longitud de la fibra y del músculo.
  • Los elementos elásticos en serie y en paralelo.
  • El tipo de fibra.
  • Los factores facilitadores e inhibidores de la activación muscular.
  • Otras cuestiones, relacionadas con las anteriores (ángulo articular, tipo de activación, velocidad de movimiento).

Según García Pallarés (2014) Los aumentos en la fuerza muscular parecen mejorar la eficiencia mecánica mediante la mejora de la coordinación muscular y los patrones de reclutamiento motor. Las mejoras en fuerza muscular facilitan los cambios de los errores técnicos que se puedan estar produciendo en relación al modelo biomecánico óptimo de ese nadador. Aumentos en la fuerza muscular y la coordinación reducen la intensidad relativa que supone cada ciclo de trabajo, y por lo tanto el nadador es más resistente.


Figura 6. Ejemplo de mejora de aplicación de la fuerza útil a un % menor en la acción específica de por ejemplo un nadador al aumentar la FDM de ese sujeto en ocho semanas de trabajo: necesitará menos esfuerzo para vencer la misma fuerza útil (Pallarés 2014)

Por tanto la fuerza producida por el nadador durante la ejecución de los gestos técnicos que se realizan en cualquier entrenamiento o competición, son el resultado de la interacción de las fuerzas internas, generadas por la musculatura, y las fuerzas externas, generadas por el peso a vencer, la resistencia al desplazamiento y el movimiento de su cuerpo surgiendo la fuerza aplicada (González-Badillo y cols, 2002). Es decir al mejorar dicho nadador su capacidad de producción de fuerza por unidad de tiempo (relación con la fuerza aplicada) hará que su rendimiento aumente, siendo ésta por tanto la fuerza útil o fuerza aplicada de forma específica (Izquierdo y cols, 2006). En cada una de las pruebas de natación, los gestos técnicos que se realizan son producidos por manifestaciones de fuerza específicas (Navarro y cols, 2003).

Es clave previamente determinar el grado o la necesidad que dentro de las especialidades de natación tenga o demande de fuerza, cada una de las distancias y en cada una de las fases de la preparación. González Badillo las clasifica en necesidades de fuerza bajas, medias, altas o muy altas (González Badillo, J J. Gorostiaga, E (1995). Fundamentos del entrenamiento de la fuerza: Aplicación al alto rendimiento deportivo. Barcelona: INDE - I.S.B.N.: 84-87330-38-X. González Badillo, J J. Ribas Serna, J. (2002). Bases de la programación del entrenamiento de fuerza. Barcelona: INDE - I.S.B.N.: 84-9729-013-5). Entendiéndose por tanto la necesidad de una mayor fuerza en las pruebas más cortas y como a medida que estas distancias aumentan cobra mayor relevancia la capacidad de resistir en el tiempo esa fuerza.


Figura 7. Relevancia del trabajo de fuerza máxima y de fuerza útil en las diferentes distancias de crol en una primera fase de la periodización (Antonio Oca. Curso a distancia de preparación física integral en natación, primera edición.2014 G-SE)

ASPECTOS ESPECÍFICOS

¿Cómo trabajarlo? No es motivo de esta entrada profundizar en todo ello, en el curso a distancia de preparación física integral en natación se hará, mi intención es simplemente marcar algunas ideas de algunas posibilidades que hay para trabajarlo que son mías y que utilizo con mis entrenados (hay más como es lógico, yo he introducido estas este año en base a las lecturas que os mostraré a continuación y mis propias reflexiones de las necesidades o demandas a trabajar)

Tipos de ejercicios: me baso principalmente en la propuesta de Pallarés (2014) que a su vez es una adaptación de la propuesta de Badillo (1995) y le sumo el concepto de “entrenar movimientos no músculos” (recomiendo estas lecturas: http://www.nsca.com/Education/Articles/Force-Vector-Training/ http://g-se.com/es/entrenamiento-de-la-fuerza-y-potencia/blog/trabajo-de-fuerza-en-los-patrones-de-movimientos-en-los-gestos-deportivos)


Figura 7. Vectores de fuerza en el deporte. Autor: Carlos Rodríguez López http://prevention-and-performance-crl.blogspot.com.es/

de algunos entrenadores americanos no específicamente de nadadores pero si del trabajo de fuerza: Mike Boyle, Bret Contreras, Alwyn Cosgrove, Joe Defranco.


Figura 7. Propuesta personal de la dirección del movimiento en el trabajo de fuerza. Autor: Carlos Rodríguez López http://prevention-and-performance-crl.blogspot.com.es/

Por tanto tengo claro el concepto de trabajo:

Ejercicios de Competición: Esfuerzos con el propio gesto técnico de competición, con la misma intensidad (%1RM), velocidad de contracción, ángulos, etc. Ejs: entrenamiento específico a velocidad de competición o muy similar.

Ejercicios Específicos:

Son aquellos que se ejecutan con el propio gesto técnico de competición aumentando la resistencia (5%-20%) sin llegar a distorsionar la técnica ni provocar lesiones. Ejs: palas, aletas, gomas o polea en Nado. Fase a mi juicio IMPORTANTÍSIMA Y CLAVE.

Performance on any event in competitive swimming is dominated by combinations of strength, speed, endurance and range of motion. The organized and sequenced procedures used to improve them is understood as physical training (or periodized training). Within the “modern” framework of swimming, training can be carried out both inside the water and on land. The latter essentially aims to complement the chances of developing physical strength and range of motion, among others, being physical training in water more relevant as it provides the advantages to develop the physical conditions in a higher specificity environment” (Navarro & Oca 2012).

“Investigators usually try to relate manifestations of strength and power in dryland or swimming-like aquatic exercises to swimming velocity over distances or attribute an improvement in swimming velocity and competitive performance to increased strength under purposeful training” (Vorontsov 2011).

“The strength development in swimming presents the main disadvantage of the environment in which it operates and the highly specific and complex technical skills required to apply effectively propulsion forces. Tanaka et al. (1993), found no significant differences between the group that did not do dryland and the group that performed an additional strength training program, though the latter improved strength values by 25-35%. These authors attributed the lack of positive transfer to the low specificity of strength training done”

“Performance improvements could appear when specificity of strength training is increased (Tanaka and Swensen 1998) using swimming-like ergometers (Toussaint and Vervoorn 1990) or situations that modify the application of force in the water (Giroldi al., 2007, 2006). According to Costill et al. (1994) the exercises should develop the strength of the major muscle groups used to propel through the water and should mimic the competitive movements (strokes) as much as possible”

Ejercicios NO Específicos pero ÚTILES:

Son aquellos que generan movimientos de grandes cadenas cinéticas involucrando los grupos musculares que participan del gesto técnico de competición pero con patrones de movimiento alejados del gesto de competición. Se emplean únicamente para entrenar ante resistencias que no se pueden simular con ejercicios específicos (> 50 %1RM).

Ejs: “Concepto Force-Vector-Training”

La periodización y las estrategias para reducir el efecto interferencias (concurrent training)


Figura 8. La relevancia del trabajo concurrente de fuerza y resistencia, evitar el efecto de interferencia es clave (Sports Medicine 2000)

tendría también un apartado profundo y reflexivo pero como he dicho con anterioridad, no es el objetivo de esta entrada hacerlo ahora pero cabe entenderse de su relevancia, para que el trabajo de fuerza, tenga los beneficios y el fin de aumento de rendimiento deseados. También lo es la manera de evaluar y los problemas que a mi juicio tiene el estimar la intensidad mediante % 1RM o nRM teniendo como una mejor opción hacerlo basándose en el CE (Carácter del Esfuerzo, Badillo 1992) siendo un útil indicador de la intensidad del ejercicio de fuerza. El CE es especialmente aplicable a las rep/serie. Viene determinado por el número de repeticiones por serie que no se hace y por el número de repeticiones POSIBLES (Máximo). Para definirlo NO es suficiente indicar la diferencia entre las repeticiones realizables y las realizadas, se necesita indicar: El nº total de repeticiones realizables o posibles y el nº de repeticiones realizadas. Conociendo estos dos elementos, se puede estimar el efecto del entrenamiento. Dos entrenamientos con la misma diferencia entre repeticiones realizadas y realizables pueden dar lugar a efectos diferentes.


Figura 9. Propuesta personal de la dirección del movimiento en el trabajo de fuerza. Autor: Carlos Rodríguez López http://prevention-and-performance-crl.blogspot.com.es/

CONCLUSIÓN FINAL.

Querría a modo de reflexión y cierre plasmar a las conclusiones a las que se llegaron en el estudio de: “Los efectos de un sistema de entrenamiento basado en el trabajo de la fuerza sobre el rendimiento en las distintas especialidades de natación”de Olaia Abadía García de Vicuña (2003) y que os animo que consultéis y reviséis. http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2891804

  • Primera: Los resultados obtenidos en dicho estudio, verifican la hipótesis de partida, la Fuerza es un componente esencial en Natación y su desarrollo es fundamental en la preparación de todo nadador,tanto en jóvenes como adolescentes.
  • Segunda: La mejora de la Fuerza Máxima y de la Resistencia de Fuerza Especial constituyen un factor determinante en el Rendimiento en las distintas especialidades de Natación.
  • Tercera: El trabajo de Fuerza desarrollado, ha tenido mayor repercusión en aquellos estilos que requieren mayores niveles de Fuerza , siendo la mariposa el estilo donde se han obtenido los mejores rendimientos. En el estilo de crol, al ser el estilo que menos niveles de fuerza requiere y en el que se realiza el 70% de los entrenamientos, es donde menos se ha notado el trabajo de fuerza desarrollado.
  • Cuarta: A través del trabajo desarrollado en el banco biocinético se han obtenido notables incrementos de la potencia media de brazada en todos los grupos de edad, siendo mayores y mejor asimilado por el grupo del año 86, incidiendo positivamente en el rendimiento en distancias largas, como son los 400 y 800m.
  • Quinta: Las mejoras más evidentes en el rendimiento se han observado a nivel de todos los grupos de edad en las distancias de 50 metros, prueba donde la Fuerza máxima es determinante y en las de 200 metros, prueba que requiere una óptima combinación de niveles de Fuerza Máxima y de Resistencia de Fuerza Especial lo que demuestra la importancia de la Fuerza en natación.


Figura 10. “Los efectos de un sistema de entrenamiento basado en el trabajo de la fuerza sobre el rendimiento en las distintas especialidades de natación”deOlaia Abadía García de Vicuña (2003) http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2891804

Por último quería dejar a modo de reflexión algunas afirmaciones de una de las personas más relevantes en cuanto al entrenamiento de fuerza se trata y que a nivel personal como entrenador y como alumno suyo me ha influido tanto: Juan José González Badillo.

No existe un entrenamiento de fuerza máxima, sino un número indeterminado de entrenamientos para la mejora de la fuerza máxima. La fuerza máxima se puede mejorar con cualquier carga de entrenamiento, el problema surge de una interpretación errónea del concepto de fuerza máxima. Ante cada carga se tiene un valor de “fuerza máxima” o de fuerza máxima aplicada. Los valores de fuerza máxima (aplicada) que más interesan son precisamente los que se consiguen con cargas no máximas. El valor de fuerza máxima más importante es el que se consigue al realizar el gesto de competición (fuerza útil / RFD específica)”

No existe el entrenamiento de potencia: En cada sesión se entrena la potencia. El entrenamiento con la carga de máxima potencia puede garantizar la mejora de la potencia en el propio ejercicio de entrenamiento, pero sólo temporalmente. Pero la mejora de la potencia en el ejercicio de entrenamiento no garantiza la mejora en el ejercicio de competición. Solo mejorando la fuerza aplicada (fuerza máxima ante una misma carga) se garantiza la mejora de la potencia. La mejora del rendimiento no es más que el desplazamiento de la misma carga a mayor velocidad, y esto, necesariamente, significa que mejora la potencia”

“¿Qué es transferencia? No existe una fase de transferencia en un ciclo de entrenamiento. La transferencia se pretende o se busca desde el primer entrenamiento hasta el último, no a partir de un día concreto. ¿Qué ha pasado si antes de iniciar la fase de transferencia se ha mejorado el rendimiento? No existen “ejercicios de transferencia” La realización de dos ejercicios consecutivos puede ser positivo, negativo o indiferente, pero nunca al hacer el segundo ejercicio se está haciendo transferencia”.

“No existe una fase de fuerza explosiva en un ciclo de entrenamiento. La fuerza explosiva debe entenderse como producción de fuerza en la unidad de tiempo (RFD). Al igual que la transferencia, la mejora de la RFD / fuerza explosiva se pretende desde el primer momento del ciclo hasta el final del mismo. La mejora de la RFD específica / fuerza explosiva específica es el indicador de que el sujeto está en forma. El entrenamiento de la RFD / fuerza explosiva no está asociado a la utilización de cargas ligeras. La única condición para mejorarla es que la acción se realice a la máxima velocidad posible”

“No existe una fase de transformación de la fuerza máxima en un ciclo de entrenamiento. Las transformaciones para el desarrollo de la fuerza han de darse desde el primer entrenamiento. No existiría entrenamiento si no existiera transformación, modificación, cambio (neural, estructural, metabólico, enzimático…) positivo o negativo. El valor de fuerza máxima alcanzado no se puede transformar en nada. Lo que se puede transformar es la curva fuerza-tiempo. Pero esto se pretende, y se consigue a veces, desde el primer momento del ciclo. Las mayores transformaciones de la curva fuerza-tiempo se suelen producir antes de empezar la supuesta fase de transformación”

“El entrenamiento de fuerza en natación”

Autor: Carlos Rodríguez López

Blog personal: http://prevention-and-performance-crl.blogspot.com.es/


CAPACITACIONES

Curso de Preparación Física Integral en Natación

Webinar del Entrenamietno de la Fuerza en Deporte Cíclicos: Natación

Webinar de la Periodización Inversa en la Natación Competitiva

Taller de Herramientas para el Análisis, Evaluación y Corrección de la Técnica de Crol

OTRAS CAPACITACIONES DE LA INSTITUCIÓN

Curso de Preparación Física Integral en Ciclismo de Ruta y Mountain Bike

Curso de Preparación Física Integral en Running y Trail Running

Webinar de la Economía de Carrera y su Influencia en el Rendimiento

BIBLIOGRAFÍA

  • Izquierdo-Gabarren et al. Concurrent endurance and strength training not to failure
  • optimizes performance gains. Med Sci Sports Exerc. 2010 Jun;42(6):1191-9.
  • Sánchez-Medina L et al. Velocity- and power-load relationships of the bench pull vs.
  • bench press exercises. Int J SportsMed. 2014 Mar;35(3):209-16.
  • Sánchez-Medina L et al. Velocity loss as an indicator of neuromuscular fatigue
  • during resistance training. Med Sci Sports Exerc. 2011 Sep;43(9):1725-34
  • Pallarés J, Izquierdo M. Strategies to optimize concurrent training of strength and
  • aerobic fitness for rowing and canoeing. SportsMed. 2011 Apr 1;41(4):329-43.
  • Pallarés JG et al. Imposing a pause between the eccentric and concentric phases
  • increases the reliability of isoinertial strength assessments. J Sports Sci.
  • 2014;32(12):1165-75.
  • Pallarés JG, et al. Endurance and neuromuscular changes in world-class level
  • kayakers during a periodized training cycle. Eur J Appl Physiol. 2009 Jul;106(4):629-38.
  • Pareja-Blanco et al. Effect of movement velocity during resistance training on
  • neuromuscular performance. Int J SportsMed. 2014 Oct;35(11):916-24.
  • Alfredson H, Lorentzon R. Chronic Achilles tendinosis: recommendations for treatment and prevention. Sports Med 2000. 29135–146.146 [PubMed]
  • Askling, C., Karlsson, J. & Thorstensson, A. (2003). Hamstring injury occurrence in elite soccer players after preseason strength training with eccentric overload. Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports, Vol. 13, No. 4, pp. 244-252.
  • González Badillo, J J. Gorostiaga, E (1995). Fundamentos del entrenamiento de la fuerza: Aplicación al alto rendimiento deportivo. Barcelona: INDE - I.S.B.N.: 84-87330-38-X.
  • González Badillo, J J. Ribas Serna, J. (2002). Bases de la programación del entrenamiento de fuerza. Barcelona: INDE - I.S.B.N.: 84-9729-013-5
  • Bastiaans JJ, van Diemen AB, Veneberg T, Jeukendrup AE. The effects of replacing a portion of endurance training by explosive strength training on performance in trained cyclists. Eur J Appl Physiol 2001: 86: 79-84.
  • Enoka. R. Eccentric contractions require unique activation strategies by the nervous system. Journal of Applied Physiology Published 1 December 1996 Vol. 81 no. 6, 2339-2346 DOI:
  • Farthing JP1, Chilibeck PD. The effects of eccentric and concentric training at different velocities on muscle hypertrophy. Eur J Appl Physiol. 2003 Aug;89(6):578-86. Epub 2003 May 17.
  • Gregory JE1, Brockett CL, Morgan DL, Whitehead NP, Proske U. Effect of eccentric muscle contractions on Golgi tendon organ responses to passive and active tension in the cat. J Physiol. 2002 Jan 1;538(Pt 1):209-18.
  • Heidt, R., Sweeterman, L., Carlonas, R., Traub, J. & Tekulve, F. (2000). Avoidance of Soccer Injuries with Preseason Conditioning. The American Journal of Sports Medicine, Vol. 28, No. 5, pp. 659-662.
  • Hoff J, Helgerud J, Wisloff U. Maximal strength training improves work economy in trained female cross-country skiers. Med Sci Sports Exerc 1999: 31: 870-877.
  • Johnson, B.L., Adamzcyk, J.W., Tenoe, K.O. and Stromme, S.B. (1976). A comparision of concentric and eccentricmuscle training. Medicine and Science in Sports and Exercise, 8, 35-38.
  • Jones C, Allen T, Talbot J, Morgan DL, Proske U. Changes in the mechanical properties of human and amphibian muscle after eccentric exercise. European Journal of Applied Physiology. 1997;76:21–31. 10.1007/s004210050208. [PubMed]
  • Cook G. Movement: Functional Movement Systems Aptos, CA: On target Publications; 2010.
  • Janda V. On the concept of postural muscles and posture in man. Just J Physiother 1983.
  • LaStayo, P. C., Reich, T. E., Urquhart, M., Hoppeler, H. and Lindstedt, S. L. (1999). Chronic eccentric exercise: improvements in muscle strength can occur with little demand for oxygen. Am. J. Physiol. 276, R611-R615.
  • Tanaka, H, Costill, DL, Thomas, R, Fink, WJ, Widrick, JJ. (1993). Dryland resistance training for competitive swimming. Med Sci Sport Exerc, 25(8): 952-959
  • Toussaint, H M. Vervoorn, K. (1990). Effects of high resistance training in water for competitive swimmers. Int J Sports Med, 11: 228–233.
  • Costill, D.L., Maglischo, E. W., Richardson, A. B. Natación. (Spanish) 1st Edition. Hispano Europea. Barcelona, 1994. ISBN: 84-255-1005-8
  • Millet GP, Jaouen B, Borrani F, Candau R. Effects of concurrent endurance and strength training on running economy and .VO(2) kinetics. Med Sci Sports Exerc 2002: 34: 1351- 1359.
  • D. L. Morgan , D. G. Allen. Early events in stretch-induced muscle damage. Journal of Applied Physiology Published 1 December 1999 Vol. 87 no. 6, 2007-2015 DOI:
  • Newton, U. R., & Kraemer, W. J (1994). Explosive muscular power: Implications for a mixed methods training strategy.Strength and Conditioning, 16(5), 20-31.
  • U. Proske1, andD. L. Morgan. (2001). Muscle damage from eccentric exercise: mechanism, mechanical signs, adaptation and clinical applications. The Journal of Physiology Volume 537, Issue 2, pages 333–345, December 2001.
  • Ludovic Seifert, Didier Chollet, Íñigo Mujika. World Book of Swimming. From science to performance. Nova Science, 2011. Have a look at chapter 16: Strength and Power Training in Swimming (pp. 313-343) by Vorontsov.
  • Íñigo Mujika (Cord). Endurance training – Science and Practice. 2012. Have a look at chapter 6: Strength training and Endurance Performance by Per Aagaad and Truls Raastad.
  • Olsen, O., Myklebust, G., Engebretsen, L., Holme, I. & Bahr, R. (2005). Exercises to prevent lower limb injuries in youth sports: cluster randomised controlled trial. British Journal of Sports Medicine, No. 330, pp. 449.
  • Osteras H, Helgerud J, Hoff J. Maximal strength-training effects on force-velocity and forcepower relationships explain increases in aerobic performance in humans. Eur J Appl Physiol 2002: 88: 255-263.
  • Tous, J. (2010). Entrenamiento de la fuerza mediante sobrecargas excéntricas. En Romero, D. y Tous, J. (ed.).Prevención de lesiones en el deporte: claves para un rendimiento deportivo óptimo. Madrid: Editorial Médica Panamericana. pp. 217-239.
  • Van Muijen, A. E., Joris, H., Kemper, H. C. G. y Van Ingen Schenau, G. J. (1991). Throwing practice with different ball weights: Effects on throwing velocity and muscle strength in female handball players. Sports Training, Medicine & Rehabilitation, 103-113.
  • Navarro, F. Oca, A. (2012). Entrenamiento Físico en Natación, Madrid 2012. Editorial Cultiva libros.
  • Vincent Martin, Guillaume y. Millet2, Gregory Lattier1, and Loic Perrod.(2001). Effects of Recovery Modes after Knee Extensor Muscles Eccentric Contractions. Motricite-Plasticite Laboratory, Faculty of Sports Sciences, University of Bourgogne, Dijon, FRANCE; and PPEH Research Unit, Jean Monnet University, Saint Etienne, France.
  • Whitehead, T. J. Allen, D. L. Morgan and U. Proske. Damage to human muscle from eccentric exercise after training with concentric exercise. J. Physiol. 1998;512;615-620.
  • Sánchez Medina, L (2014). Asignatura Curso Especialista en ARD de Deportes Cíclicos. Facultad de Ciencias del Deporte de Murcia (UM): La fuerza muscular como capacidad física condicional. Clarificación terminológica, conceptos básicos y requerimientos de fuerza según especialidades.
  • González Badillo, J.J (2014). Asignatura Curso Especialista en ARD de Deportes Cíclicos. Facultad de Ciencias del Deporte de Murcia (UM). Entrenamiento y programación del entrenamiento de fuerza.
  • González Badillo, J.J (2013). Asignatura Máster COE ARD (UCAM). Metodología del entrenamiento para el desarrollo de la fuerza.
  • Garrido, N., Marinho, D.A., Reis, V.M., van den Tillaar, R., Costa, A.M., Silva, A.J., Marques, M.C. (2010). Does combined dry land strength and aerobic training inhibit performance of young competitive swimmers? Journal of Sports Science and Medicine, 9: 300-310
  • Aspenes, S., Kjendlie, P.L., Hoff, J. & Helgerud, J. (2009). Combined strength and endurance training in competitive swimmers. Journal of Sports Science and Medicine, 8: 357-365
  • Khan KM and Scott A.Mechanotherapy: How physical therapists’ prescription of exercise promotes tissue repair. BrJSportsMed43: 247–251, 2009.

COMPARTIR