Estrésame que estoy en Forma o sino me Deprimo

Estrésame que estoy en Forma o sino me Deprimo

La semana pasada estuve dando clase en la asignatura de Psicología del Deporte del curso de doctorado. Como estudio e investigo más fisiología que psicología, al final acabo hablando más de psico-fisiología, aunque también discutimos un poco de antropología, etología, y otras ciencias muy divertidas cuando se trata de querer entender la conducta humana. Uno de los temas que más llamó la atención de los alumnos durante el curso fue el del rol de la aptitud física en la tolerancia al estrés. Éste es un tema clásico de la literatura que, pese a acumular una gran cantidad de evidencia, aún presenta algunas dudas importantes. De hecho, del mismo modo que hay muchos trabajos que describen una mayor tolerancia al estrés en aquellos sujetos con más aptitud física, especialmente la aeróbica, también se pueden encontrar muchos otros que no encuentran esta relación, lo que exige más esfuerzo por parte de los investigadores para intentar encontrar aquellos factores que están mediando en esta relación. Estas cuitas son las que impulsaron nuestra propuesta en Frontiers, en la que ya han confirmado su participación algunos de los investigadores más sobresalientes en esta área.

Al mismo tiempo, hemos comenzado una línea de investigación en ejercicio, estrés y depresión aquí en Brasilia. El primer estudio es el de mi alumna de Máster Laís Tonello. El trabajo ya está en marcha y esperamos poder publicar los primeros resultados a finales de este año. Laís está investigando el efecto protector de la aptitud aeróbica en la tolerancia al estrés en pacientes con síntomas de depresión. Éste estudio es muy pertinente porque la exposición crónica al estrés puede desembocar en depresión y, en este sentido, se hace necesario entender cómo se puede determinar la dosis de ejercicio apropiada para proteger a las personas contra el estrés. Otro aspecto importante se refiere a los indicadores biológicos que nos pueden anticipar la aparición de la depresión. Aunque este aspecto lo abordaremos mejor en una etapa posterior de la investigación, ya estamos analizando los primeros resultados para ver si podemos establecer alguna relación entre la actividad del sistema nervioso autonómico y la tolerancia al estrés en pacientes con síntomas de depresión. Como la aptitud aeróbica está muy relacionada al control autonómico de la frecuencia cardiaca, esperamos poder entender mejor -con los resultados de este estudio- qué rol desempeña aquí la aptitud aeróbica.

Uno de los problemas conceptuales que percibí al empezar a estudiar este tema, es que existe una paradoja que se hace muy evidente si nos fijamos en atletas de élite. Esto es, siendo que un atleta muy entrenado tiene una aptitud física excepcional, lo paradójico es que cuando este atleta está en forma y, por lo tanto, está en su máximo nivel de adaptación específica, al mismo tiempo es muy vulnerable a cualquier estímulo estresante de naturaleza diferente al de su exigencia competitiva. Es más, y rizando aún más el rizo, lo más paradójico es que ese mismo atleta en forma, si dejase de repente de estresar su organismo con las exigencias propias de su deporte, caería fácilmente en una depresión. Con estas sugerentes ideas hemos decidido abordar este problema con algunos nuevos conceptos tomados del paradigma competitivo, pero aplicados esta vez al ámbito clínico. El tiempo nos dirá si hemos tomado la dirección apropiada.


ENTRADA ANTERIOR

ENTRADA SIGUIENTE

COMPARTIR