Proteínas de Suero ¿Cuál debo Elegir?

PROCESO DE OBTENCIÓN DE LAS PROTEÍNAS DEL SUERO

Incorporar proteína de suero a tu dieta es una elección inteligente, pero debes saber que algunos productos de suero son más eficaces que otros. La tecnología que está detrás de cada tipo de suero determina su composición, características y efectividad.

Esto es algo sencillo y en términos simples diremos que una vaca da leche y de esa leche obtenemos el queso. Del proceso de fabricación de queso se obtiene por un lado la masa solida (caseína) y el líquido (suero de leche). De aquí el suero puede ser procesado de formas diferentes para obtener un polvo fino purificado de proteína.

Durante el proceso, el truco consiste básicamente guardar lo bueno y eliminar lo malo. Aunque su componente más valorado es la proteína, también obtenemos en el proceso lactosa, grasa y minerales.

Ahora nos quedaremos con la proteína que en realidad es un complejo de muchas subfracciones cada una de las cuales posee características biológicas únicas: Beta-Lactoglobulina, alfa-Lactalbúmina, inmunoglobulinas, Glicomacropéptidos (GMPs), y otros péptidos menores tales como lactoperoxidasas, lisozima y lactoferrina.

La última tecnología de filtración ha permitido una separación casi exacta de tales componentes, dando por resultado productos más puros y casi específicos.

CONCENTRADO Vs. AISLADO DE SUERO

Cualquier producto de proteína de suero entrará en una de estas dos categorías:

- (WPC) Concentrado de proteína del suero.

- (WPI) Aislado de proteína de suero.

Ahora la siguiente pregunta sería:

¿Cuál es la mejor proteína para mí?

Si eres un deportista comprometido que se ejercita a un alto nivel de demanda física tu elección no debería ser un concentrado de suero.

Tienes que ser consciente de que una proteína WPC (concentrado) con concentraciones proteínicas entre los 34 y los 80 gramos, no son suficientes frente a los más de 90% de concentración que se logra con el proceso WPI (aislado), y eso sin referirnos a la casi inapreciable concentración de lactosa, grasa y sodio que se obtiene.

Los concentrados WPC, aun el mejor de los supuestos, con 80 % de proteína, presentan altos niveles de lactosa y grasa que resultan de poco interés para la gran mayoría de atletas.

Incluso el proceso de ultra-filtración utilizado para reducir la lactosa y el contenido de grasa en los WPC (concentrados) no es capaz de lograr el contenido proteínico de pureza del logrado por un proceso WPI (aislado). La otra gran diferencia entre WPC y WPI es la actividad biológica de sus proteínas ya que las técnicas de procesado resultan determinantes para este objetivo. La investigación ha encontrado que sólo las proteínas de suero no desnaturalizadas “undenatured” ofrecen actividad biológica suficiente para mejorar el sistema inmune, potenciar el desarrollo muscular y propiedades anticáncer. Si el procesado de las proteínas de suero no se realiza a baja temperatura y se controla el medio para evitar la acidez excesiva, como ocurre en los procesos WPI de intercambio iónico, el producto final no ofrecerá efectos biológicos activos.

AISLADO DE INTERCAMBIO IÓNICO Vs. AISLADO CFM

Ahora ya disponemos de algo más de información acerca de cómo el suero trabaja mejor para nuestros fines, pero aún hay más.

Cada atleta debe, viéndose como consumidor, estar bien informado y conocer que no todos los aislados de suero son procesados de la misma forma y por tanto pueden ser muy diferentes.

Existen dos tecnologías para procesar el aislado de suero:

· Intercambio iónico

· Microfiltración de doble flujo cruzado (Cross-Flow Microfiltration - CFM)

El intercambio de iones proporciona una mayor concentración de proteína por kilo de producto final, pero esto es solo una parte de la ecuación que nos interesa.

Los aislados Ion-Exchange, como muchos concentrados de suero, se procesan con altas temperaturas y por tanto sacrifican la actividad biológica de las microfracciones que exenten en el suero de la leche.

Estos aislados de intercambio iónico se obtienen a través de una tecnología denominada “columna de intercambio de iones”, y que separa las proteínas del resto de los componentes del suero mediante una discriminación basada en su carga eléctrica. Durante este proceso la mayor parte de los componentes bioactivos que dan valor extra a la proteína de suero para promover salud y rendimiento son desintegrados o pierden totalmente su capacidad biológica.

Una de las pérdidas más acusadas se produce sobre los llamados glucomacropéptidos, o GMP. En su lugar, los aislados de intercambio iónico logran aumentar de forma alarmante la concentración de beta-Lactoglobulina, una subfracción nada interesante ya que su toma indiscriminada se asocia a un gran número de reacciones alérgicas.

La microfiltración CFM produce el nivel algo más bajo de proteína pero no la desnaturalizada “undenatured”. La tecnología CFM es un proceso que trata con mimo las proteínas y que es respetuoso con las fracciones bioactivas del suero

El proceso tecnológico CFM no utiliza sustancias químicas ni calor. La filtración es totalmente mecánica donde con cada paso las sucesivas membranas de filtro van dejando fuera la grasa indeseable, el colesterol y la lactosa.

Este es un proceso mecánico que no agrede químicamente a las sustancias bioactivas y el proceso realizado a baja temperatura aísla la proteína de una forma natural y mantiene su pH inicial, preservando así sus delicados ingredientes y manteniendo casi intacta la concentración de las moléculas glycomacropeptidos y otros componentes de actividad inmune.

Mientras que el intercambio de iones solamente guarda algunos de los componentes biológicamente activos del suero, la microfiltración CFM permite obtener un perfil superior de aminoácidos y proteína, con el equilibrio óptimo y original del suero, sin proteínas desnaturalizadas difícilmente asimilables, con más calcio y muchísimo menos sodio.

CORTESÍA: MTX NUTRITION - MTX ELITE BODYBUILDING

REFERENCIAS

Hannan M, et al, 2000. “Effect of dietary protein on bone loss in elderly men and women: The Framingham Osteoporosis Study”. Journal of Bone & Mineral Research, 15(12):2504-2512.

Jackson KA, Savaiano DA, 2001. “Lactose maldigestion, calcium intake and osteoporosis in African, Asian, and Hispanic-Americans”. Journal of the American College of Nutrition, Supplement, April, 20(2):198S-207S.

Takada Y, Aoe S, Kumegawa M, 1996. "Whey protein stimulates the proliferation and differentiation of osteoblastic MC3T3-E1 Cells". Biochemical and Biophysical Research Communications, 223: 445-449.

Belobrajdic D, McIntosh G, Owens J, 2003. "Whey proteins protect more than red meat against azoxymethane induced ACF in Wistar rats". Cancer Letters, 198:43-51.

Bounous G, 2000. “Whey protein concentrate (WPC) and glutathione modulation in cancer treatment”. Anticancer Research, 20:4785-4792.

Bounous G, Baptist G, Gold P, 1991. "Whey proteins in cancer prevention". Cancer Letters, 57:91.

Eason R, Badger T, et al, 2004. "Dietary exposure to whey proteins alters rat mammary gland proliferation, apoptosis, and gene expression during post-natal development: implications for cancer protective mechanism". Journal of Nutrition, 134(12).

Gill H, Cross M, 2000. "Anticancer properties of milk". British Journal of Nutrition, 84:S161-S166.

Hakkak R, et al, 2000. "Diets containing whey proteins or soy protein isolate protect against 7,12Dimethylbenzylanthracene-induced mammary tumors in female rats”. Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, 9:113-117.

Hakkak R, Korourian S, Ronis, M, Johnston J, Badger T, 2001. “Dietary whey protein protects against azoxymethane-induced colon tumors in male rats”. Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, 10:555-558.

Kennedy R, et al, 1995. "The use of a whey protein concentrate in the treatment of patients with metastatic carcinoma: A phase I-II clinical study". Anticancer Research, 15:2643-2650.

Kent K, Harper W, Bomser J, 2003. "Effect of whey protein isolate on intracellular glutathione and oxidant-induced cell death in human prostate epithelial cells". Toxicology in Vitro, 17:27-33.

McIntosh GH, et al, 1995. “Dietary proteins protect against dimethylhydrazine-induced intestinal cancers in rats”. Journal of Nutrition, 125:809-816.

Parodi P, 2001. "Cow's milk components with anti-cancer properties". Australian Journal of Dairy Technology, 56(2):65-73.

Tsai W, Chang W, Chen CH, Lu F, 2000. “Enhancing effect of patented whey protein isolate (Immunocal) on the cytotoxicity of anti-cancer drug”. Nutrition and Cancer, 38(2):200-208.

Tsuda H, et al, 2000. “Milk and dairy products in cancer prevention:focus on bovine lactoferrin”. Mutation Research, 462:227-233.

Appel L, et al, 1997. "A clinical trial of the effects of dietary patterns on blood pressure". New England Journal of Medicine, 336(16):1117-1124.

FitzGerald RJ, Meisel H, 1999. “Lactokinins: Whey protein-derived ACE inhibitory peptides”. Nahrung 43:165-167.

FitzGerald RJ, Meisel H, 2000. “Milk protein-derived peptide inhibitors of angiotensin -1-converting enzyme”. British Journal of Nutrition. 84:S33-S37.

Fitzgerald R, et al, 2003. "Hypotensive peptides from milk proteins". Journal of Nutrition, 134:S980S988.

Groziak S, Miller G, 2000. “Natural bioactive substances in milk and colostrum: effects on the arterial blood pressure system”. British Journal of Nutrition, Supplement, November, 84(1):S119-S125.

McCarron DA, 1998. “Diet and high blood pressure – the paradigm shift”. Science, 281:933.

McCarron DA, 2000. “Dietary calcium and blood pressure control: lessons learned from controlled clinical trials”. Bulletin of the International Dairy Federation, 353:6-9.

Miller GD, et al, 2000. “Benefits of dairy product consumption on blood pressure in humans: a summary of the biomedical literature”. Journal of the American College of Nutrition, 19(2): 147S164S.

Mullally M, Meisel H, Fitzgerald R, 1997. “Angiotensin-I-enzyme inhibitory activities of gastric and pancreatic proteinase digests of whey proteins”. International Dairy Journal, 7:299-303.

Pfeuffer M, Schrezenmeir J, 2000. “Bioactive substances in milk with properties decreasing risk of cardiovascular diseases". British Journal of Nutrition, Supplement, 84(1):S155-S159.


COMPARTIR